Novalife » Recetas

ESCUDELLA, PAN CON TOMATE, CALÇOTS...

Los diez mejores platos de la cocina catalana

Las gastronomía catalana es amplia y profusa, y cuenta con numerosos platos ricos y variados, que incorporan desde pescados y mariscos, hasta guisos contundentes típicos de montaña y múltiples productos del huerto mediterráneo. Hemos preguntado a algunos expertos, cuáles son para ellos los mejores platos de la gastronomía catalana y estos han sido los ganadores.

Pan con tomate

cocinatis.es Pan con tomate

Publicidad


1- La coca de recapte (Ferran Imedio, El Periódico de Catalunya)

Coca de recapte | Cocinatis

"Será porque la como demasiado pocas veces. Será porque me recuerda a mis veranos infantiles en Altafulla (Tarragona). Será porque me recuerda (y me recordaba) a una pizza, pero la coca de recapte es una de mis recetas favoritas de la cocina catalana. La disfruto poco porque voy poco por Lleida y Tarragona, donde es más habitual. Y me recuerda a una pizza porque en el fondo comparten la filosofía: aprovechar alimentos sobre una masa de pan horneada. Y esos alimentos eran humildes pero riquísimos: butifarra, verduras, sardinas, hortalizas. Aún me relamo pensando en una buena coca de recapte. Creo que voy a acercarme a Altafulla a dar un bocado que me transporte otra vez a aquellos 'veranos azules'...".

2- La crema catalana (Laia Zieger, Cocinatis)

Cocina con Carmen - Crema Catalana | Receta Tradicional Fácil Rápida y Deliciosa! | Cocina con Carmen

"Es un postre sencillo, fácil de hacer y que gusta a todo el mundo. La combinación entre la crema, el toque de canela y cítricos y el azúcar quemado es una tentación dulce, sencillísima, que no tiene nada que envidiar a otros postres más sofisticados. Me gusta, además, porque es un postre transversal: de raíz popular pero que podemos encontrar también en restaurantes de alta cocina, desde en un estrella Michelin hasta en el bar de menú de debajo de casa. Además, tiene millones de versiones: ¡bendita sea la persona que se inventó el helado de crema catalana!".

3- Albóndigas con sepia (Josep Sucarrats, revista Cuina)

Karlos Arguiñano aconseja la sepia por las proteínas | antena3.com

"Porque lo que ahora resulta que es vanguardia en más de medio mundo (mezclar carne y pescado) en Cataluña se ha hecho siempre. Y pocos platos como este (una locura que funciona: un guiso con dos hits como son las albóndigas y la sepia) pueden explicar por qué a los catalanes nos pirran los mar i muntanyes. Y siempre con el trasfondo de la picada, otra singularidad única de nuestra cocina".

4- Calçots (Carme Gasull, Entaulats)

Calçots a la brasa | Agència Catalana de Turisme

"Preferiblemente preparados a la manera tradicional y degustados al aire libre, con familia o amistades. Me gusta su procedencia humilde, que implique trabajar en equipo y te obligue a comer con las manos, a perder la vergüenza y a ponerlo todo perdido. Me gusta la salsa, imprescindible, basada en la picada, que engrandece todo lo que sumerjas: las cebollas blancas, tiernas y dulces, el pan de payés, la carne, la longaniza o las verduras. Incluso me gusta el olor a brasa y a campo que te persigue hasta el fin de la jornada".

5- Escalivada (Belén Parra, El Mundo)

Escalivada con cecina de León | Celebrities.es

"Para mí no hay nada como una buena escalivada (con y sin anchoas). Me basta con que la berenjena y el pimiento estén bien asados y aliñados. Es un plato humilde de receta sencilla que me lleva a las mejores mesas compartidas. Sola, sobre pan con tomate o sobre una buena coca crujiente para comerla con las manos, pocos bocados pueden hacerme más feliz".

6- Escudella (Luisa Ramos, Baco y Boca)

escudella | Cocinatis

"Para mí, la escudella es un plato potente, sabroso y nutritivo. Un plato de cuchara, tradicional y energético, que en su día tendría una buena razón de ser, así cuando las tareas (pensando en las del campo) eran mucho más duras que las que hoy tenemos en nuestra vida algo más y tecnológica. Pero eso no quita que, adaptándola un poco y siendo algo comedidos en las grasas, sea una elaboración que no se debe dejar de lado. Empezar con un buen caldo al que se le ha dedicado tiempo y fuego lento, con galets, otro tipo de pasta o incluso arroz, como se toma en algunos sitios, entona el cuerpo al más escéptico. La bandeja que llega después con la verdura, la carne de varios tipos, las butifarras, legumbres y su imprescindible pilota completa una comida fantástica y equilibrada. Es posible que, al ser invierno, la tenga más presente, pero debo reconocer que no sería la primera que me como en verano mientras que resbala alguna que otra gota de sudor por la frente".

7- Canelones (David Valdivia, La hora del Bagel)

Canelones tradicionales con fina bechamel y berenjena | antena3.com

"Por dos razones. La primera, sentimental. Es la memoria de la fiesta, del lujo en los ochenta, de las grandes ocasiones en una casa humilde. La del horno en marcha cuando en casa se utilizaba muy poco. Días señalados que eran la felicidad y la ilusión de la niñez. Y la segunda es una razón gastronómica puramente. Por el disfrute de estar junto a la persona que los confecciona y meter la mano en esa carne picada justo antes de la elaboración. Y comerla directamente. Junto a cucharadas de bechamel también antes de verter en la bandeja. En resumidas cuentas, la felicidad de la gordez".

8- Espinacas a la catalana con pasas y piñones (Lourdes López, de El Llobregat)

Espinacas a la catalana | Cocinatis

"Me fascinan desde niña: me las colaban como guiso de verduras y les guardo cierto cariño filial. Son facilonas de preparar y es un tipo de cocina de reaprovechamiento (usamos las sobras de piñones de los panellets y las pasas de Navidad) que se ha hecho siempre en mi casa de la que me declaro muy fan. Sé que los fundadores del Corpus de la Cuina Catalana querrán arrancarme los ojos, pero incluso las hacemos con dátiles y pasas que no son corintias. Los bunyols de col también me alucinan, porque encontrar una receta que contenga col y esté buena es como para hacerle un monumento bien grande a quien se liase a amasar bolas de col hervida -¡caliente!- para luego freírlas. Pero este plato no tengo muy claro que los puristas digan que es catalán, catalán, así que no nos arriesguemos.

9- Pan con tomate (Paula Molés, Catalunya Radio)

Pan con tomate | cocinatis.es

No entiendo cómo he sobrevivido tantos años de mi vida sin pa amb tomàquet. Soy valenciana, catalana de adopción, y ésta es la elaboración que mejor he adoptado, un imprescindible diario. Como pa amb tomàquet en el desayuno, en la comida y en la cena. Y si se da el caso, en el almuerzo y la merienda. Si el tomate es de colgar, carnoso y dulce, si tienes un buen pan y si puedes poner un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, no querrás nada más. Ni el fuet, ni el queso, ni la tortilla que lo acompaña...

10- Trinxat

Trinxat | Cocinatis

Sin ser nada amiga de la panceta, siempre me ha fascinado este contundente guiso con una de mis verduras favoritas: la col. El trinxat es un buen ejemplo de algo que siempre resulta fascinante: la inteligencia popular, aquella habilidad para sacar el máximo partido a cualquier ingrediente que solo se daba en tiempos de escasez. Col, puerro, patata y panceta, con un toque de ajo y cebolla, en un plato buenísimo que se fríe a fuego lento de manera que los sabores se integren, muy típico de la Cataluña norte.

Publicidad