Cuidadín con las torrijas

Cuidadín con las torrijas

10 consejos para no engordar en Semana Santa

¿Es comenzar la Semana Santa y hacérsete la boca agua? ¿Acabas el lunes de Pascua con más kilos extra que un banquero? Tranquilo, sigue estos sencillos consejos y llegarás hecho un figurín.

Ojo con las torrijitas en Semana Santa.
Ojo con las torrijitas en Semana Santa. | Lhardy

Torrijas, monas de Pascua, bollos dulces... No sé qué tiene la Semana Santa que es una época propicia para que, de repente, aparezcan lorcillas a ambos lados de la cintura. Son solo unos pocos días -seis a lo sumo- a los que nos entregamos como si nos fuera la vida en ello... y eso que se supone que son fechas para el recogimiento. Por si dudáis de vuestra autocontención, aquí van 10 consejos que pueden ayudaros a controlar el peso en estas vacaciones.

No hace falta beber para divertirse. ¡Ja, ja, ja! Bueno, sí, ya sabemos que esta frase nos la creemos un poco a medias y que, a mayor tiempo libre, mayor consumo de alcohol. Sin embargo, sí podemos modular -un poco- la cantidad que nos echamos por el gaznate. Podemos poner reglas: un vino (o dos) por la noche, pero nada a mediodía o hacer que una de cada dos cervezas sea sin alcohol...

Monas de Pascua al estilo de Bocados Divinos | Bocados Divinos

Nada de dulces hasta el Jueves Santo. Las pastelerías saben que estamos ansiosos por probar dulces de Semana Santa y comienzan a desplegar todo su arsenal de encantos azucarados varias semanas antes. Ojo a empezar con las torrijas antes de tiempo, porque podemos llegr ya al Jueves Santo saturados de azúcar. ¿No es mejor esperar a que empiecen oficialmente las fiestas para arrancar la orgía gastronómica? Pensamos que sí.

Bacalao, sí, por supuesto. Dentro de las delicias de Semana Santa, no todas son pelotazos calóricos. Un ejemplo es el bacalao, un pescado blanco que no engorda y que tiene muchas propiedades beneficiosas para el organismo. Siempre que la receta no lo acompañe de salsas hechas de hormigón, es una buena opción. Prepararlo al horno o dorado a la plancha son ideas perfectas para que logremos seguir entrando en los pantalones cuando terminen los fastos.

Las tapas, con moderación. Otro factor de riesgo es el tapeo indiscriminado al que quizá nos vayamos a entregar en estas fechas. Conviene no estar todo el día comiendo y, si se ha quedado con los amigos, hacer que el tapeo sustituya a la cena. Lo que es verdaderamente peligroso es tomar el aperitivo y volver luego a casa a rematar la faena con una comida o cena opípara.

Tapa de queso manchego | antena3.com

Hay tiempo para cocinar... y preparar recetas saludables. Estamos de vacaciones, ¿no? Pues es un buen momento para ponernos entre fogones con recetas saludables. La excusa de "es que no tengo tiempo" no vale en estos casos y, además, hay magníficas verduras de temporada como para comer sano y rico sin tener que esforzarse demasiado.

En el hotel, apuesta por las opciones saludables. Si tu plan de vacaciones de Semana Santa incluye hotelito, es posible que se disparen un poco las alarmas. Como tengas régimen de media pensión o pensión completa, la cosa se complica. Trata de elegir opciones saludables y, si hay buffet, aprovecha para montar platos nutricionalmente equilibrados. No, el pollo rebozado con guarnición de patatas fritas y torreznos no lo es. Por mucho que te duela...

No aproveches para saltarte la dieta... demasiado. Aunque estés en vacaciones, no aproveches para darle totalmente la vuelta a tus hábitos alimenticios. Si desayunas fruta, sigue haciéndolo. Si eres de cena ligera, ¿para qué vas a variar esa rutina? Las vacaciones son el momento para relajarse un poquito en cuestiones nutricionales, no para hacer saltar por los aires todos los cimientos de tu alimentación.

Haz ejercicio. Tener más horas disponible no significa gastarlas tumbado en el sofá sin hacer nada. Semana Santa es el momento ideal para nadar, correr, montar en bicicleta... El tiempo, además, ayuda. Y no hay que olvidar que la Operación Bikini continúa y que, en un par de meses, llegará el momento de ponerse el bañador.

Ejercicios de Pilates para tener glúteos tonificados | Paula Butragueño

Sí, hay versiones 'light' de los postres. De acuerdo, hay opciones menos calóricas de los postres típicos de estas fechas, pero solo las recomendamos en el caso de incontinencia con las cantidades. Las monas de Pascua con chocolate sin azúcar o las torrijas al horno son versiones descafeinadas de postres maravillosos y nosotros somos más partidarios de comer solo una, pero que sea la de siempre...

Lo que pasa en la Semana Santa, se queda en la Semana Santa... Esto no quiere decir que pequéis en Semana Santa, pillines. Nos referimos a que la relajación de costumbres propia de estas fechas no debe continuar una vez que volvamos a nuestra vida normal. Dicho de otra forma: con el lunes de Pascua se acabó el cachondeo y que vuelva la mesura alimenticia a nuestras vidas.

Javier Sánchez | Madrid | 09/04/2017

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.