Dudas y más dudas en una época aún convulsa desde el punto de vista sanitario y de relación con vuestro pediatra. Aunque siguen estando en la consulta y telefónicamente te pueden seguir resolviendo millones de dudas, vamos a intentar darte unos consejos de cómo deben ser los cuidados básicos de un recién nacido y mucho más en estos meses tan calurosos que se avecinan.

1. Alimentación. Tanto si tu bebé se alimenta con lactancia materna, como si toma leche de fórmula, la alimentación debe ser a demanda. ¿Qué quiere decir esto? Que te olvides del reloj. Da igual que la última toma la haya hecho hace una hora o tres. Eso nos vale tanto para los niños alimentados con leche materna como para los de biberón, olvida lo de cada 3-4 horas. ¿Necesitan agua? Nada, ni agua ni infusiones, aunque haya 40ºC a la sombra. Si necesita más líquidos, pedirá hacer sus tomas más frecuentemente.

2. Si tu bebé echa mucha leche tras las tomas puede ser normal. Se llaman regurgitaciones y son frecuentes en algunos bebés en los que el cierre del estómago por arriba aún no está maduro. No te asustes, si tu bebé está contento, come bien y va haciendo su peso, lo único que hay que hacer es tener a mano bastantes gasas y ropa de cambio. Con estos calores, si la leche que ha regurgitado se queda en la zona del pliegue del cuello puede irritarle la zona al sumarse al roce y al sudor propio de esta época. Son los menos, pero te puedes encontrar en el caso contrario, con un bebé molesto o que rechaza las tomas, entonces deberás consultar telefónicamente con vuestro pediatra que os oriente sobre cómo actuar.

3. ¿Qué hacemos con la hora del baño? Agua templadita o, si ves que le gusta, un poquito más fresquita. Pero nunca fría, los bebés regulan la temperatura peor en sus primeros días de vida, además de ser muy desagradable. Tampoco caliente que, en cuanto llegan estos calores, la sudamina es frecuente en los niños pequeños y la propicia el calor.

Bebé y verano | iStock

4. ¿Hay alguna particularidad en la cura del cordón umbilical que debas saber? Como siempre, cura seca del cordón, es decir, aseo con agua y jabón y que el cordón esté lo más seco posible. Por si no lo sabes, desde hace tiempo que no se recomienda el uso de antisépticos, como la clorhexidina o el alcohol 70°. A día de hoy sólo se recomienda en aquellas situaciones en las que las medidas higiénicas sean deficitarias. Si en invierno es importante que el cordón esté bien seco, en verano muchísimo más, evita que del sudor y el roce del pañal la zona de macere y tarde más en caerse el cordón.

5. ¿Qué hay de las cacas? Siempre genera mucha duda qué es y qué no es normal. Con respecto a la frecuencia, tan normal es que tu bebé haga caca tras cada toma como acto reflejo, como que haga caca sólo cada varios días, ya que la leche no tiene prácticamente residuo. No es que esté estreñido, es su ritmo de defecar.

6. Cambios frecuentes de pañal y no olvides nunca una buena crema barrera para la zona. Las dermatitis del pañal ocurren en los bebés pequeños y más si se junta la irritación por la humedad de pañal con sudor con estos calores.

7. ¿Qué hacemos con el protector solar? Los niños no deberían tomar el sol en los 3 primeros años de vida. Es cierto que es muy complejo, por no decir casi imposible. Cuando sí que hay que ser muy estrictas es en los primeros 6 meses, ahí nada de exposición al sol. Si vas a ir a la playa o a la piscina o lo vas a sacar a pasear, mejor a primera hora de la mañana o última de la tarde. Llévalo en su capazo, con su sombrilla si puedes, un gorrito y que siempre esté a la sombra. Igual has visto en la farmacia que hay protectores solares que se anuncian desde 0 meses, eso no es correcto. Hasta, al menos los 6 meses, no deberíamos aplicar protector solar en los bebés. Descubre porvqué aquí.