Novalife » Madres desastre

SALUD Y CRIANZA

¿Tu bebé tiene las palmas de las manos naranjas? Descubre el motivo

Imagina que de repente un día te das cuenta de que tu bebé tiene las palmas de sus manitas naranjas. No te alarmes y descubre aquí a qué se debe.

Bebé en médico

iStock Bebé en médico

Publicidad

Lo primero es ponerle nombre, ¿sabes qué es la carotinemia? Por este nombre se conoce a la pigmentación anaranjada o amarillenta de la piel, debido al aumento de betacarotenos en sangre.

¿Por qué aumentan estos betacarotenos en sangre? Lo más frecuente, sobre todo en niños, es debido al consumo excesivo de alimentos ricos en carotenos. Tranquila, que problemas más importantes como problemas de hígado, riñón o tiroides, diabetes, enfermedades metabólicas, tóxicos o fármacos son muy frecuentes.

Bien, ¿y qué son los betacarotenos? Son unos pigmentos responsables de esa coloración amarilla, anaranjada o roja de algunos alimentos y la fuente principal de vitamina A.

¿Qué alimentos son ricos en betacarotenos?

1.Frutas y verduras de color anaranjado: Zanahoria y calabaza fundamentalmente. Pero también los puedes encontrar en otras como el mango, pimiento rojo, naranja, melocotón, albaricoque o tomate.

2. Verduras de hoja verde oscura, como espinacas, berros, grelos o acelgas. Puede extrañarte que estos alimentos sean ricos en betacarotenos dado su color, pero no nos estamos equivocando, el color de la clorofila “tapa” el color amarillento de los betacarotenos.

Bebé | iStock

3. ¿Qué otros alimentos tienen también alto contenido en betacarotenos? La yema de huevo, la mantequilla u otros alimentos, como los zumos concentrados de fruta. También el tinte amarillento que tienen la leche materna, la leche de vaca o las leches de fórmula infantiles depende del contenido que tienen en betacarotenos.

Pero, ¿por qué se pueden poner las palmas naranjas si tomamos betacarotenos?

Los betacarotenos que ingerimos se absorben por el intestino. Allí y en el hígado para se convierten en vitamina A. Posteriormente esos betacarotenos se transportan a los tejidos periféricos. Los betacarotenos se eliminan por el sudor o la orina, entre otros. Cuando la excreción es elevada, se depositan en las capas superficiales de la piel. Eso hace que veamos su color cuando su consumo también es excesivo.

Y, ¿por qué ocurre más frecuentemente en niños pequeños?

Es mucho más frecuente ver una carotinemia en niños menores de tres años. Pero, ¿por qué?

1. Recuerda que los niños menores de un año se alimentan fundamentalmente de leche, sea leche materna o leche de fórmula. Y recuerda también que la leche es un alimento rico en betacarotenos.

2. Hay muchos niños que se alimentan con purés. El triturar frutas o verduras, así como someterlas al calor de la cocción, la biodisponibilidad es mayor.

3. Esa capacidad de convertir los betacarotenos a vitamina A, de la que hemos hablado, es menor en los niños más pequeños. Eso hace que la acumulación sea mayor.

¿Cómo saber si lo que tu hijo tiene es una carotinemia?

Obviamente, si tienes dudas, lo que debes hacer es consultar con tu pediatra. Explorará a tu hijo y te preguntará por lo que come. Nuestros consejos no pretenden sustituirlo. Pero sí que te puedes quedar tranquila diferenciándola de algo realmente importante como es la ictericia (aumento de la bilirrubina en sangre). ¿Cómo puedes diferenciarlo de manera sencilla? La carotinemia no tiñe la esclerótica (la zona blanca del ojo), como tampoco ocurre en la mucosa de la boca, mientras que en la ictericia sí que se tiñen.

Normalmente no suele ser necesario hacerles ninguna analítica a los niños.

Y entonces, ¿hay que hacer algo en caso de que tu hijo tenga carotinemia?

A ver, lo primero de todo tranquilidad porque no es ningún problema importante. Es una entidad benigna así que, en principio, no habría que hacer nada.

¿Te genera mucha angustia y dudas si es o no ésta la causa de las palmas naranjas de tu hijo? Puedes hacer la prueba en casa disminuyendo todos estos alimentos de los que hemos hablado ricos en betacarotenos que le estás dando. Verás una reducción de la coloración amarillenta-anaranjada en las siguientes 4-8 semanas.

Publicidad