Te voy a enseñar cómo hacerlas se forma muy sencilla. Sólo necesitas masa hojaldre sin gluten y sin lactosa (que lo venden varias marcas), jamón cocido, queso y un huevo para pintarlas antes de meterlas al horno.

El jamón cocido y el queso importantísimo que no tenga ni gluten ni lactosa ya que los embutidos suelen tener tanto esta proteína como este azúcar de la leche. Lo puedes comprar envasado en el supermercado o al corte en la charcutería, pero ¡cuidado! El charcutero tiene que tener cuidado para que el embutido no se contamine. Yo al que voy siempre limpia a fondo la máquina y pone papel film en la encimera para evitar la contaminación cruzada. Tengo confianza y cuando voy a ir le aviso para que tenga todo limpio. Que no te dé vergüenza, es muy importante que estén concienciados.

Una puntualización. El jamón cocido de calidad extra siempre es sin gluten, pero si queremos utilizar otro de calidad inferior, fíjate bien en el etiquetado. En el caso de la lactosa, los embutidos siempre pueden contener así que habría que leer los ingredientes. Algo que te puede facilitar la búsqueda de productos sin lactosa es que si en los ingredientes no pone que lleva lactosa, monohidrato de lactosa, azúcar de la leche, sólidos lácteos, grasas de la leche o suero lácteo es que no lleva.

Así que con los ingredientes aptos y estas aclaraciones ya puedes ponerte manos a la obra para hacer estas riquísimas palmeras que se salen del sabor tradicional.