Novalife » Cuídate » Nutrición

Te decimos por qué

Ojo: es muy probable que estés tomando mal tus probióticos

No permitas que tomarlos en el momento equivocado acabe con sus beneficios.

Bienestar

iStock Bienestar

Publicidad

Los probióticos son una de las grandes tendencias del momento en lo que respecta a cuidado y bienestar. No solo puedes encontrarlos en forma de suplementos alimenticios, sino que todo, desde el agua embotellada hasta las chips saludables se mezclan con estos increíbles microbios.

Por si a pesar de su fama mundial, a ti todo esto te suena a chino, te recordaremos que los probióticos son bacterias buenas y beneficiosas que mejoran la salud de nuestra microbiota, es decir, favorecen el equilibrio de las bacterias, hongos y virus que viven en nuestros intestinos. Podemos, y debemos, obtenerlos de alimentos como el yogurt, el kimchi o el miso, pero también existe la posibilidad de tomarlos en forma de píldora.

Si bien los estudios no han demostrado que los suplementos probióticos sean beneficiosos para los cuerpos sanos, sí se sabe que ayudan a tratar afecciones específicas, entre ellas trastornos digestivos como la diarrea, el estreñimiento y el reflujo ácido.

También hay evidencias de que los probióticos pueden contribuir a reducir la inflamación para personas que tienen colitis ulcerosa, pueden ser útiles para contrarrestar los síntomas de una afección llamada diarrea del viajero y pueden ser útiles para tratar la diarrea grave provocada por la toma de antibióticos.

Antes de tomarlos, es preferible que hables con tu médico para averiguar qué cepa de probióticos es mejor para ti y para el problema con el que estés lidiando, ya que no todas funcionan igual. Una vez que tengas tu suplemento, también es importante cómo y cuándo ingerirlo. La mayoría de las veces lo hacemos mal.

Probióticos | iStock

¿Con qué frecuencia debo tomar probióticos?

Los probióticos no permanecen en el intestino durante mucho tiempo. Los expulsamos rápidamente, por lo que para que sean efectivos, debemos tomarlos diariamente hasta que nos sintamos mejor. Los beneficios de un probiótico solo son constatables cuando pasan a través del cuerpo, por eso, tomarlos en un momento determinado puede hacer que sean aún más efectivos.

¿Cuándo debo tomarlos?

El momento ideal para tomarlos es justo antes de acostarse porque el intestino está inactivo por la noche. Si ingieres un probiótico por la noche, cuando tu intestino no se mueve, existe una mayor probabilidad de que se quede ahí más rato y le dé tiempo a dividirse e integrarse potencialmente en el intestino.

¿Puedo tomar mis probióticos con otros medicamentos?

Sí, pero incluso si estás tomando vitaminas u otros medicamentos por la mañana (incluidos los antibióticos), debes seguir ingiriendo los suplementos probióticos por la noche. Estando más tiempo en el intestino, las bacterias buenas pueden trabajar para curar tus problemas digestivos.

Publicidad