Cuidado con lo que compras

Cuidado con lo que compras

Los alimentos integrales, ¿ayudan realmente a adelgazar?

Los alimentos que actualmente son etiquetados como "integrales" pueden realmente no serlo, pueden contener algo más de fibra añadida, pero tienen aproximadamente las mismas calorías que su homólogo no integral.

Tostada integral
Tostada integral | iStock
Paloma Quintana
  Madrid | 14/06/2019

Por tanto, no confundas "integral" o "con fibra" con alimentos muy bajos en calorías.

Consumir alimentos refinados, es decir, desprovistos de su cubierta y por tanto de compuestos interesantes, saludables y saciantes como la fibra dietética, está contribuyendo a la mala dieta de la población, aumentando enfermedades como la diabetes, el estreñimiento y la obesidad. Por todos los problemas de salud que conlleva que nuestra alimentación sea más baja en fibra que nunca, solemos recomendar el consumo de alimentos integrales.

El primer punto a repasar sería, ¿qué es exactamente un alimento integral?

Lo primero que tendremos que hacer al adquirirlo será mirar el primer ingrediente, porque, aunque en la etiqueta frontal aparezca la denominación "pasta integral", "galleta integral", "pan integral", probablemente no lo sea, y cuando leemos la etiqueta, aparece como primer ingrediente "harina de trigo", esta viene a ser harina blanca, casi como ingerir azúcar blanco. Estos ejemplos de productos mencionados lo que contienen además de esa harina, es un poco de salvado, es decir, parte de la cubierta del cereal que aporta algo de fibra, pero no se trata de un producto integral.

En lo que al pan respecta la legislación acaba de cambiar, y, muy pronto, la denominación integral hará referencia realmente a un producto elaborado con grano entero.

Con respecto a la pasta, los cereales de desayuno y las galletas, directamente te recomiendo no consumirlos, son buena opción las pastas a base de harina de legumbre que vemos cada vez en los supermercados.

Alimentos integrales | iStock

Una excepción sería el arroz, un cereal que sí recomiendo su opción blanca a la integral, aunque reducir su consumo cuando tratamos de perder peso podría ser una buena idea. Podríamos por ejemplo, dejarlo para alguna preparación de fin de semana y listo.

Cuando tenemos como objetivo reducir nuestro porcentaje de grasa, y no únicamente comer más saludable, consumir los productos integrales nos ayudará probablemente a estar más saciados y en consecuencia, a reducir la ingesta. Pero mi consejo es que, por mucho que el producto sea integral, es preferible que para aumentar ese consumo de fibra, priorices los vegetales, en todos sus formatos, frescos en ensalada, cocinados, las legumbres bien cocinadas.

Si tienes hambre y te apetecen más fuentes de hidratos de carbono, consume patata y boniato al vapor, o cocinados junto a esas verduras y legumbres, mucho más saludables e infinitamente más recomendables para sentirte saciado y facilitar la reducción de grasa corporal.

Los mas vistos

Hogarmania

Cómo proteger los muebles del jardín en otoño

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.