Novalife » Cuídate » En forma

PESO

¿Se puede adelgazar caminando? Sí, pero debes hacerlo así

Perder peso caminando es posible, pero requiere constancia, paciencia y, sobre todo, tiempo, frente a otras maneras más rápidas y efectivas –pero a menudo también más efímeras– de adelgazar.

¿Se puede adelgazar caminando?  Sí, pero debes hacerlo así

iStock ¿Se puede adelgazar caminando? Sí, pero debes hacerlo así

Publicidad

Para lograrlo, no se puede caminar de cualquier manera, sino de forma planificada y, sobre todo, regular. "Caminar es mucho más saludable que correr". Son palabras de la nutricionista Pilar Esquer, profesora de la escuela Gasma, en Castellón, y conferenciante de Thinking Heads, que señala que a menudo correr, sobre todo a medida que nos hacemos mayores, supone una gran carga para las articulaciones, especialmente si tenemos sobrepeso. "Siempre que un paciente con sobrepeso se quiere poner a correr para adelgazar, le aconsejo empezar a hacerlo solo cuando se reduzca el peso, puesto que las articulaciones, especialmente las rodillas, pueden sufrir mucho el impacto", explica la experta. Es preferible, para Esquer, optar por deportes de menor impacto como la bici o caminar a buen ritmo, a diario, preferiblemente entre una y dos horas. "Los beneficios de caminar son innumerables, ya que no solo realizamos ejercicio cardiovascular, tan importante, sino que además el contacto con el exterior, y más si podemos caminar por la naturaleza, mejorará nuestro estado de ánimo", explica la nutricionista.

Todo son ventajas, pues, si nos tomamos en serio un gesto tan básico como es caminar. "Hay que tener en cuenta que nuestros antepasados se movían constantemente, en el campo, en el día a día, y nosotros hemos dejado de hacerlo. Por tanto, es fundamental incorporar el movimiento a nuestra rutina mediante la combinación de ejercicio cardiovascular y también de tonificación para mantener en buen estado la masa muscular", señala Esquer. En este sentido, diversas investigaciones realizadas recientemente ponen de relieve la importancia de la masa muscular como indicador de salud fundamental, al mismo nivel que el sueño o la dieta. Una exhaustiva revisión de investigaciones, publicada en la revista Annals of Medicine, señala que las personas con menor masa muscular tienen más complicaciones quirúrgicas y post-operatorias, estancias hospitalarias más prolongadas y, en general, peor calidad de vida y una supervivencia menor.

Caminar
Caminar | iStock

Nada mejor, pues, que combinar la práctica de ejercicios de tonificación con caminar a diario para tener un buen estado de salud y mantener a raya la báscula. "Mantener un peso saludable no tiene más secreto, al fin, que equilibrar las raciones, porque todo aquello que comamos en exceso y no quememos se convertirá en grasa a través del hígado, colocándose en aquellos lugares para los que estemos predeterminados genéticamente", explica Esquer. Esto significa que, más allá de eliminar alimentos o restringir la ingesta de algunos que pueden ser saludables, lo recomendable es ser cuidadosas con las raciones y, sobre todo, tratar de quemar aquello que comemos de más.

Aunque depende mucho de numerosos factores, que van de la edad a la altura, el peso, los hábitos o el metabolismo, podríamos establecer que una buena manera de empezar a caminar es llegar a los 15.000 pasos diarios, según un estudio publicado en The International Journal of Obesity. Hasta el momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendaba dar un total de 10.000 pasos diarios para mantenernos saludables y prevenir la obesidad, lo que suponen aproximadamente unos 8 km, y este estudio señala que un esfuerzo adicional nos podría permitir incluso perder peso, especialmente si caminamos a buen paso e incluimos en el paseo algunas cuestas o escaleras. No parece, a priori, un reto complicado para todas aquellas personas a las que les gusta caminar, aunque requiere, eso sí, de bastante tiempo disponible, ya que para caminar 15.000 pasos necesitamos alrededor de unas 2,5 horas, en función de la rapidez y longitud de la zancada, entre otros factores.

La rapidez es, de hecho, un factor determinante a la hora de adelgazar caminando, ya que no será lo mismo un paseíto de tiendas, por más que superemos esos 15.000 pasos, que una buena caminata con alguna cuesta a paso rápido. Así lo señalan diversos estudios, entre ellos una investigación realizada por la Universidad de Sidney y publicada en el British Journal of Sports Medicine, que señala que aumentar la velocidad del paso puede incluso alargar la esperanza de vida. En este sentido, Esquer señala que a muchas personas les han sido de gran utilidad todas esas aplicaciones destinadas a contar los pasos. "En muchos casos estas apps nos ayudan a generar una especie de reto con nosotros mismos que nos va muy bien para mantener el nivel y no desfallecer", concluye la nutricionista.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El reto de 30 días para adelgazar caminando

Publicidad