Es posible que, en alguna ocasión, hayas sentido un molesto dolor en tu cuello al llevar mucho tiempo haciendo una tarea. Estar delante del ordenador, ver la televisión, planchar, leer o coger objetos pesados pueden ser acciones que, si se hacen durante mucho tiempo seguido, pueden derivar en dolores en las cervicales.

Esto sucede porque la cabeza se mantiene fija durante un tiempo, como cuando se trabaja frente a un ordenador o se plancha, y el dolor se inicia en el cuello por estar tenso de forma continuada. Al principio puede que sientas un leve dolor, como una molestia en la nuca. Poco a poco, si el dolor va a más se traslada a la zona posterior de la cabeza y baja hacia los hombros. Si estos dolores no se evitan a tiempo, pueden extenderse incluso a los brazos y manos, y puede aparecer hormigueo y sentir que las extremidades pierden fuerza.

El dolor cervical suele aliviarse cuando cambiamos de postura o al acostarnos, pero puede que esta mejora solo sea temporal. Corregir las malas posturas es esencial para evitar que el dolor en el cuello vaya a más, así como hacer algunos ejercicios que liberen la tensión muscular que se acumula en la zona de los hombros, cuello y cabeza. También sirve como alivio momentáneo no realizar la misma actividad durante un periodo prolongado, sino cambiar de ocupación o tomarte un descanso cada cierto tiempo.

Si tienes dolores cervicales cuando lees, llevas la bolsa de la compra o miras el móvil y tu nuca está empezando a resentirse por ello, es el momento de que hagas algo para evitar más dolor. En el tutorial en vídeo te explicamos algunos ejercicios que puedes hacer en casa para aliviar la tensión y reducir el dolor en el cuello y espalda.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Consejos para evitar el dolor de espalda por malas posturas

¿Aprietas los dientes al dormir? Te enseñamos a relajar la mandíbula para evitar jaquecas y otros dolores