Mujer manos

Publicidad

Viral

El impactante testimonio de un hijo sobre el suicidio de su madre en Twitter: "Pasamos de ser hijos a policías"

Carlos Pérez ha querido contar, a través de Twitter, la historia del suicidio de su madre. En sus comentarios denuncia la falta de ayudas que se fue encontrando por el camino, sintiéndose "completamente abandonado".

"No sabía seguro si quería hacer esto o no". Así empieza el hilo de Twitter de Carlos Pérez, un hijo que ha decidido plasmar en la red social la historia del suicidio de su madre, conmocionando al resto de usuarios.

Llevaba sufriendo las consecuencias de la ansiedad desde hace casi 20 años, una "enfermedad invisible" que no podía seguir soportando.

"Viene de sorpresa y puede ir a más, hasta que el sufrimiento toma las riendas de tu cabeza y te hace cometer actos que piensas que son la solución cuando no la es", explica Carlos.

Intentó suicidarse hasta en dos ocasiones, pero su familia y los servicios de emergencia lograron evitarlo. El pasado 24 de octubre, la madre consiguió quitarse la vida definitivamente.

"Mi madre murió, sí. Pero esa decisión no fue de mi madre como tal, sino de una especie de terrorista que se metió en su mente", lamenta Carlos. Su hijo condena en redes sociales la falta de recursos y ayudas que pudieron, bajo su juicio, evitar la tragedia.

Carlos denuncia en Twitter la falta de ayudas

"Si te rompes una rodilla, lo tienes fácil. Pero, ¿y si la enfermedad no se ve?", denuncia.

El pasado 5 de septiembre fue el primer intento de su madre de quitarse la vida. Tras consumir “cientos de pastillas”, fue la hermana de Carlos quien alertó a la familia y, entre todos, la salvaron. "Ahí comenzó nuestro calvario", continúa.

Esa misma noche, su madre ingresó en psiquiatría, aunque su estancia fue bastante corta. Al día siguiente le dieron el alta y volvió a casa. "Pasamos de ser hijos a ser policías", cuenta.

Pasaban los días y el temor a que volviera a intentarlo les llevó a la búsqueda imparable de psiquiatras públicos que pudieran ayudar a su madre. La larga lista de espera hizo que fuera misión imposible.

"Ahí es cuando te sientes abandonado". Días después, su madre lo intentó por segunda vez aumentando la dosis de pastillas. "Corriendo, la volvimos a salvar, aunque por los pelos", sigue Carlos.

Llegó a estar más de 10 horas inconsciente durante su segundo intento, lo que estuvo a punto de provocarle un coma inducido. Poco después la volvieron a ingresar en psiquiatría, aunque a Carlos y el resto de su familia les dieron el aviso de que la estancia máxima era de 15 días.

"¿Una persona que no quiere vivir y está haciendo lo posible por no salvarse, va a conseguir en 15 días curarse de una enfermedad que no se ve?", denuncia en Twitter su hijo.

El siguiente paso de Carlos fue entonces buscar clínicas privadas, al tiempo que los hospitales no conseguían darle una respuesta clara de lo que le ocurría a su madre.

Cuando por fin encontró una que se adecuó a sus capacidades, su madre volvió a salir a los dos días porque el ingreso era voluntario. Poco después, llegó la tragedia.

Carlos ha querido plasmar la historia de su madre para denunciar las falta de ayudas a las que se enfrentó su madre en su lucha por sobrevivir. "Se necesitan más profesionales, Se necesita más ayuda psicológica, más seguimiento de personas en riesgo de suicidio y no abandonarlas ni sacarlas de un hospital", concluye.

Publicidad