Un joven sudafricano ha sido detenido tras haber pasado un año comiendo gratis en una cadena de restaurantes diciendo que trabajaba en las oficinas centrales de la compañía.

El joven, cuando llegaba a un local, revisaba las instalaciones, llamaba la atención de los trabajadores y daba consejos para mejorar el servicio.

En ningún momento, ningún empleado se atrevió a llevarle la contraria o prohibirle comer gratis. El estafador, llegaba a los establecimientos en coches de lujo, vestía con traje y utilizaba palabras técnicas, sólo conocidas por los trabajadores.

Tras meses de comer gratis, un empleado se percató de su mentira y le denunció, tras lo que fue detenido acusado de fraude y suplantación.