Publicidad

Coronavirus

Un equipo de investigadores liderado por un científico español desarrollan un test rápido y portátil para detectar el coronavirus

El test, al que han bautizado con el nombre de Nirvana, detecta en 15 minutos el virus en cualquiera de sus variantes

Un grupo de investigadores españoles liderados por Juan Carlos Izpisua, Catedrático Extraordinario de Biología del Desarrollo de la UCAM y profesor en el Laboratorio de Expresión Génica de Salk (EEUU), han desarrollado un test "preciso, rápido y portátil", llamado Nirvana, para diagnosticar el coronavirus y rastrear las cepas mutantes, según han informado este martes fuentes de la institución docente en un comunicado.

En concreto, el test Nirvana detecta y secuencia simultáneamente en pocos minutos el virus SARS-CoV-2 y cualquiera de sus variantes, el virus de la gripe y otros virus, todo con una tecnología portátil, como se describe en el artículo publicado este lunes en la revista científica de Cell press 'Med'.

"Es un método de detección y vigilancia de virus que no requiere una infraestructura costosa, como ocurre en otros casos", explica Izpisua, sino que "logramos, con una prueba rápida y portátil, lo mismo que otros métodos más lentos y costosos". Este proyecto cuenta con la financiación de la UCAM, la Fundación Séneca y la Agencia de Ciencia y Tecnología de la Región de Murcia.

El test puede analizar simultáneamente muestras de COVID-19, influenza A (virus de la gripe), adenovirus humano y coronavirus humano no SARS-CoV-2. En solo 15 minutos, comienza a dar resultados positivos y negativos y en tres horas finaliza los resultados de las 96 muestras, incluidas las secuencias de cinco regiones de SARS-CoV-2 que son particularmente propensas a sufrir mutaciones que conducen a nuevas variantes.

Nirvana ha sido probado en muestras positivas para SARS-CoV-2, muestras para determinar SARS-CoV-2, así como en muestras de aguas residuales que pudieran contener el virus SARS-COV-2 y otros. En todos los casos, el ensayo pudo identificar correctamente qué virus estaban presentes y, además, los datos de secuenciación permitieron delimitar el origen del SARS-CoV-2 en muestras positivas, diferenciando cepas de China, Europa o África, por ejemplo.

Publicidad