Marina Monzón

Sobre Marina Monzón

La primera vez que pisé una redacción de informativos todavía estaba estudiando la carrera de periodismo. La televisión fue el medio que más me llamó la atención. Desde fuera, miraba con emoción el ritmo al que se movía todo. Las prisas, los teléfonos, las noticias de última hora y la adrenalina del directo. Y lo más importante, me entusiasmaba formar parte de una misión esencial como es informar.

En la que hoy es mi casa, Antena 3, comencé como redactora, observando mucho e intentando aprender de los mejores, que por suerte los tenía muy cerca. Durante años he sido también reportera en el programa Espejo Público.

Una escalera más abajo me esperaba una nueva etapa en la redacción de Informativos. Y comencé a seguir de cerca la vida de los reyes, para contar la información de la Casa Real. Seguí contando la actualidad política en la sección de Nacional, viviendo de cerca momentos históricos. Pegada al micrófono, corriendo de un lugar a otro para conectar en directo desde muchos lugares, y desde algunos que jamás hubiera imaginado.

Unos años después, cambio la adrenalina de la calle por la del plató y comienzo a presentar el informativo más madrugador de Antena 3 Noticias, Las Noticias de la Mañana. Desde entonces, mi despertador suena muy temprano para poder contar las primeras noticias del día. Ha pasado ya un tiempo desde que me asomé por primera vez a esta redacción, y afortunadamente sigo sintiendo la misma pasión por esta profesión. Sigo rodeada de los mejores y gracias al trabajo en equipo podemos llegar a tantos hogares para contar la actualidad y sorprender con la magia de la televisión.

La alegría de mi vida es mi familia. Estoy casada y tengo dos hijos. Y casi otro más… nuestro perrito Hulk. Lo que más me gusta en el mundo, pasar tiempo con ellos. Me encanta viajar. Siempre estoy mirando destinos para intentar organizar nuevos viajes. Hay algunos rincones que son mi debilidad. Mi querida isla de Menorca, donde veraneamos ya desde hace muchos años y el lugar perfecto para desconectar. Los fines de semana nos gusta mucho ir al campo, tenemos gallinas y un huerto en el que mis hijos pasan horas jugando. Y en invierno siempre que puedo me escapo a esquiar, un deporte que practico desde muy pequeña.

Además, soy muy aficionada a la gastronomía. Mi marido se dedica a ello y juntos nos gusta recorrer restaurantes por todo el mundo. Con él es imposible ponerse a dieta, pero a cambio conozco lugares impresionantes y disfruto del que se ha convertido en uno de los mayores placeres de mi vida: comer sentada en una mesa rodeada de la gente que quiero.

De todo esto enseño un poquito en mis redes sociales. Aunque cuando llego a casa, intento dejar un rato el móvil a un lado para sentarme a jugar y pasar tiempo con los míos. Cada madrugada, cuando suena el despertador, les dejo a todos dormidos… y me voy a la tele para daros a todos, desde el otro lado, los Buenos Días.