67.007833

Publicidad

Tenis

Grigor Dimitrov, tras pasar el coronavirus hace semanas: "Claramente no estoy listo para competir"

Aunque Grigor Dimitrov dio negativo en la prueba del coronavirus hace ya semanas, el búlgaro confiesa tener secuelas para jugar al tenis: "No es fácil recuperarse".

Grigor Dimitrov ha explicado en redes cómo le ha afectado el haber estado infectado por coronavirus. El tenista búlgaro admite que todavía no está preparado para jugar a pesar de que han pasado ya semanas desde que dio negativo en la prueba del covid-19.

Dimitrov dio positivo cuando estaba jugando el Adria Tour, por lo que tuvo que volver a su casa de Mónaco y aislarse. Fue en el mismo torneo en el que Novak Djokovic y otros deportivas dieron positivo. El búlgaro no necesitó hospitalización, pero el tenista asegura que la enfermedad le ha pasado factura.

"Claramente no estoy listo para competir al más alto nivel en este momento", ha dicho tras perder su partido contra Feliciano López en el Ultimate Tennis Showdown. "El movimiento está mejorando, todo lo demás va en la dirección correcta, pero aún no es fácil recuperarse", señala.

Explica los síntomas que sufrió

"El coronavirus fue duro para mí, así que me quedé en casa durante aproximadamente un mes. No respiraba bien, no me sentía bien. Estaba cansado, ya sabes, todos los síntomas, perdí el olfato y el gusto. Así que no fue divertido", explica Dimitrov.

Dimitrov agradece poder estar en la pista de nuevo, aunque en otras ocasiones requiera parar: "Necesito parar completamente y descansar".

"No importa cómo de fuerte seas mentalmente, creo que como persona, atleta o lo que sea, es inevitable tener algunos malos pensamientos en la cabeza, así que tuve que lidiar con eso también (...) Quiero decir, estás solo 20 días durante aproximadamente 24 horas, así que, por supuesto, te pasan muchas cosas por la cabeza", señala.

El búlgaro manda un mensaje: "Esta cosa es real, si tomamos las preocupaciones adecuadas y todos están seguros, las cosas mejorarán más rápido".

Publicidad