Feyisa Lilesa levanta los brazos en forma de protesta

Publicidad

Juegos Olímpicos Tokio 2020

Se castigará cualquier gesto político en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

El Ejecutivo del COI junto a la Comisión de Deportistas se han reunido en Suiza para aclarar la norma 50 de la Carta Olímpica, que explica la prohibición de cualquier manifestación política durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

En resumen

  • Queda prohibida cualquier manifestación política en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020
  • Se extiende a cualquier persona, sea deportista o no, que esté en una instalación Olímpica
  • El castigo por incumplimiento podría llevar a la expulsión

La reunión entre el Ejecutivo del COI y su Comisión de Deportistas en Lausana (Suiza), han redactado un documento que aclara aun mas la norma 50 de la Carta Olímpica, "no se permite ningún tipo de manifestación o propaganda política, religiosa o racial en ningún sitio, lugar u otra área olímpica".

La aclaración del documento señala que queda prohibido "desplegar cualquier mensaje político, incluidos signos y brazaletes, gestos con el cuerpo, ya sea con el brazo o arrodillarse, y rechazar seguir el protocolo de las ceremonias".

El documento explica que la norma se extiende no solo a los deportistas, si no a cualquier persona que esté dentro de una instalación olímpica. Queda prohibido realizar algún tipo de manifestación política en el lugar donde se compita, en la Villa Olímpica y durante las ceremonias en los podios, ni en las de apertura y clausura. Señala que cualquier protesta fuera de las sedes que no cumpla con la normativa legal local, también será castigada.

El incumplimiento de la norma sera evaluada por los respectivos comités olímpicos nacionales, las federaciones internacionales y el COI que podrían incluso expulsar a quien no respete la normativa. El director de Comunicación y Relaciones Públicas, Christian Klaue, ha escrito en redes sociales que "los Juegos Olímpicos no son, y nunca deben ser, una plataforma para avanzar en fines políticos o de otro tipo potencialmente divisivos. Si no se respeta esta neutralidad política, entonces los Juegos Olímpicos dividirán, y no unirán, el mundo".

Publicidad