139.007667

Publicidad

Coronavirus

El encuentro de un ciclista y un corzo en plena desescalada del coronavirus: "Me lo voy a tener que llevar a casa"

Los animales se han venido arriba en esta pandemia del coronavirus: un pequeño corzo interrumpió el entrenamiento de un ciclista. ¿Por qué actúa así? Te sorprenderá.

El confinamiento de varias semanas por la epidemia del coronavirus ha provocado que la naturaleza recupere espacio perdido y que muchos animales se muestren menos asustadizos, acercándose más a las ciudades, e incluso a paseantes, deportistas o ciclistas.

Es lo que le ocurrió a un ciclista de montaña que se cruzó con un pequeño corzo mientras rodaba con su MTB en plena naturaleza.

En el vídeo se puede ver cómo el animal se acerca al ciclista y juega con él, dejando una imagen increíble y nada habitual.

El corzo no muestra ningún miedo y no se aleja en ningún momento del sorprendido ciclista, que graba toda la secuencia con su teléfono móvil.

¿Por qué se comporta así?

"Es un comportamiento llamativo e inhabitual. Sin embargo, Francisco Ortega, presidente y fundador de la Asociación del Corzo, no cree que este comportamiento se deba al confinamiento del coronavirus: "Está cogido por los pelos". Tampoco cree que se deba al celo: "Es un macho de un año, no tiene ninguna justificación".

Sin embargo, la explicación es justo la contraria: un corzo criado por humanos pierde su instinto de defensa y huida. "Hay gente que piensa que los animales están abandonados y se los llevan a casa. Cuando crecen los sueltan porque son un problema. No tiene miedo a los humanos porque ha sido criado a biberón por un humano y piensa que el humano es su especie", explica Francisco Ortega.

Publicidad