Los resultados de la vacuna contra el coronavirus de Oxford demuestran que produce anticuerpos y células que atacan al virus

Publicidad

Coronavirus

Varios estudios apuntan a una posible inmunidad permanente frente al coronavirus

Científicos han descubierto que en algunos casos los anticuerpos aumentaron durante los tres meses siguientes de contagiarse de coronavirus.

Una de las preguntas sin resolver sobre el coronavirus es si se obtiene una inmunidad frente al virus cuando una persona se contagia y cuánto dura la misma.

Para saber si un paciente está inmunizado es necesario identificar anticuerpos en su organismo y de las células inmunitarias llamadas linfocitos B y T, capaces de almacenar la información necesaria para producir nuevos anticuerpos.

Varios estudios, todavía en revisión, han evidenciado que estas células persisten en el organismo de las personas que han estado contagiadas de coronavirus varios meses después de haber pasado la enfermedad.

Deepta Bhattacharya, inmunóloga de la Universidad de Arizona y autora de uno de los nuevos estudios, ha explicado al 'New York Times' que los estudios "están funcionando como se supone que deben hacerlo".

Marion Pepper, autora de otro estudio publicado en la revista 'Nature' explica que el riesgo cero de volver a contagiarse aún no se puede confirmar por completo hasta que haya pruebas de que la mayoría de las personas que están expuestas al coronavirus por segunda vez no se contagien.

Su equipo encontró que algunos individuos desarrollaron anticuerpos específicos para el coronavirus así como linfocitos T y B que no solo persistieron, sino que en algunos casos aumentaron su número durante los tres meses siguientes.

Esta científica explica que la mayoría de los anticuerpos desaparecen con el tiempo. Sin embargo, el cuerpo humano conserva células B de vida más larga que puede producir anticuerpos en masa en caso de que vuelvan a ser útiles.

Algunas se almacenan en el torrente sanguíneo y otras se retiran a la médula ósea, generando pequeñas cantidades de anticuerpos que son detectables años después.

Publicidad