Laura Matamoros y Benji Aparicio decidieron poner punto y final a su relación con la llegada del 2019. Desde hacía ya un tiempo se habían distanciado y en sus redes sociales no había constancia últimamente de su relación.

Además, Laura celebró la llegada del 2019 con su padre, Kiko Matamoros, en Punta Cana, mientras que el chef lo hacía con su hijo en Baqueira Beret, con lo que quedaba patente que había una grave crisis entre ellos.

Laura confirmó vía exclusiva que fue ella quien tomó la decisión. Desde su entorno aseguraron además que el embarazo fue toda una sorpresa cuando aún llevaban poco de relación, y que Benji es de carácter frío, por lo que nadie lo veía como el hombre ideal para ella.

Pero por el bien del pequeño que tienen en común, la pareja ha firmado la custodia compartida, tal y como informa en exclusiva la revista Lecturas. En su acuerdo han decidido que el niño de nueve meses esté una semana en casa de cada uno.