Demi Lovato asistió a los iHeart Radio’s Jingle Ball en Los Ángeles, una gala prenavideña que, como cada año, contó con una gran cantidad de rostros conocidos entre los que también se encontraban Sam Smith, Ed Sheeran o Camila Cabello.

Sin duda alguna, su look fue una de las cosas más comentadas durante la gala, ya que la artista no estuvo de lo más acertada con un diseño con un escotado top dorado metalizado y unos pantalones mitad camel, mitad del mismo tejido del top.

Y es que aunque Demi ha demostrado con creces lo que vale y ha logrado superar los problemas con los que se ha topado a lo largo de su vida, de vez en cuando da algún que otro ‘patinazo’ con sus estilismos, como ha sido este caso, y así lo han dejado ver muchos de sus seguidores a través de sus comentarios en los que le decían que ese día no estaba especialmente favorecida.