Justin Bieber es el prototipo perfecto de cantante camaleónico, por lo menos con su pelo. A lo largo de los años el canadiense ha lucido infinidad de estilos, colores y largos. Desde crestas, pasando por el rubio platino. En diez años no ha habido un peinado que Justin no haya lucido.

Pero quizás, el más recordado será siempre el que lució en sus inicios. Allá por el año 2009 Justin cautivaba a sus fans con un pelo largo y con un flequillo que marcó una era. En su momento, le daba un toque aniñado aunque esa imagen la ha dejado ya muy atrás.

¿O puede que no? En pleno 2018 Justin parece volver a sus orígenes. El exnovio de Selena Gomez está inmerso en la grabación de su nuevo disco y desde entonces, por lo que hemos podido ver en sus redes sociales, Justin vuelve a lucir el pelo largo. Eso sí, más rubio y más desaliñado que el que lucía cuando cantaba su mítica canción 'Baby'.

¿Estamos ante el regreso del Bieber más jovencito?