En el 2017 Selena Gomez tuvo enfrentarse a un trasplante de riñón debido a su enfermedad, el lupus. Una operación que le dejó una cicatriz en su cuerpo, al igual que a su amiga y donante Francia Raisa.

Sin embargo, resulta que esa no es la única cicatriz que la exniña Disney tiene en su cuerpo. Pues como se puede apreciar en unas imágenes que han salido a la luz de Selena celebrando el Año Nuevo en la playa, la cantante tiene otra gran marca en el muslo derecho.

Una cicatriz que ha hecho saltar las alarmas entre sus fans y tras la que no han tardado en investigar para averiguar de qué se trata. Además, sus followers también han comenzado a enviarle mensajes de apoyo a Selena deseándole lo mejor.