Khloé Kardashian vio como a principios de este año su mundo se desmoronaba por completo después de que saliera a la luz que el padre de su hija True, Tristan Thompson, le había sido infiel con Jordyn Woods, la mejor amiga de su hermana Kylie Jenner. Y no era la primera vez que le pillaba siendo infiel.

A lo largo de estos meses se ha visto como Khloé mantenía una relación cordial con Tristan, que llegó incluso a regalarse una gargantilla de diamantes. De ahí que muchos de sus seguidores criticasen el acercamiento con su ex mientras que Jordyn había sido prácticamente desterrada de la familia.

De ahí que Khloé haya querido decir alto y claro: "Por mucho que odie hablar de todo esto porque estoy segura de que la gente ha pasado página como yo he hecho, estoy frustrada con que la gente esté intentando crear algo que de verdad no existe".

Y continuaba: "¡No tengo sentimientos negativos o de odio contra NADIE! Lo digo en serio. ¡La vida es corta! Todos somos humanos intentando descifrar esta cosa que llamamos vida. ¿Quién soy yo para condenar a otra persona? Personalmente, no quiero seguir adelante con un corazón lleno de odio. Busco la paz en mi vida. Al final, aferrarme al odio solo va a herirme".

Pero la cosa no quedaba ahí: "He decidido NO envenenar mi corazón y mi energía aferrándome a algo negativo. Tengo derecho a perdonar. El perdón es una virtud, no una debilidad".

Y por si no había quedado claro para quién iba el mensaje, Khloé no tuvo problemas en decirlo. ¡Dale arriba al play para enterarte de todo!

Seguro que te interesa...

O.J Simpson se pronuncia sobre los rumores de paternidad de Khloé Kardashian