Alejandro Sanz y Raquel Perera atraviesan un complejo proceso de divorcio y parece que la guerra entre ambos no ha hecho más que empezar. Tras doce años juntos y con dos hijos en común, la expareja decidió poner fin a su relación en julio del verano pasado. Pero su buena sintonía comenzó a tambalearse cuando en abril de este año Sanz interpone una demanda de divorcio en los juzgados de Pozuelo de Alarcón, a lo que la exmujer y exayudante del músico respondía con una solicitud de amparo legal en la Corte de Miami. El juicio tendría que haber comenzado a principios de este verano, pero debido a la crisis sanitaria por el coronavirus ha tenido que ser aplazado.

En la demanda, Perera solicita una pensión alimenticia de 400.000 euros mensuales, además de dinero para los gastos escolares, viajes, seguros médicos, gastos dentales... También exige un reparto equitativo de los bienes que adquirieron durante los 12 años de matrimonio ya que asegura que durante ese tiempo ella aparcó su carrera profesional para dedicarse a sus hijos y volcarse en la carrera musical del intérprete de 'Corazón Partío' a la que contribuyó con su ''sacrificio personal''. Así como, asegura que fue presidenta de Gazul Producciones, compañía de Sanz, sin recibir ninguna remuneración.

Lejos parece quedar ese ''siempre amorosamente'' que le dedicó al cantante cuando anunció su separación. Raquel alega que, por su trabajo en España, ''es un padre ausente'' y que desde su separación en 2019 tan sólo ha visto a sus hijos en 5 ocasiones. En las cuestiones económicas detalladas, Perera ha solicitado la congelación económica de las cuentas de Sanz ya que de no ser así ''podría causar un daño irreparable'' en ella y sus hijos, según se lee en el documento. El juez ya ha dado el primer paso y ha congelado todas las cuentas del músico en Estados Unidos, a excepción de una para que Perera siga pagando con ella los gastos que necesite. Una armonía de la que ya parece quedar muy poco, tal y como puedes ver en el vídeo de arriba.

Seguro que te interesa...

Las exigencias en el divorcio de Alejandro Sanz y Raquel Perera que han acabado con su buena relación