Kobe Bryant fallecía este fin de semana en un terrible accidente de helicóptero en el que también perdían la vida otras siete personas, entre ellas su segunda hija, Gianna, de trece años.

Kobe llevaba veinte años junto a su mujer, Vanessa Laine, con la que tenía otras tres hijas: Natalia de 17 años, Bianca de tres, y Capri de siete meses. De ahí que tanto su mujer como él tuvieran un pacto que lograron mantener en el tiempo.

Y es que el jugador de baloncesto y Vanessa se comprometieron a no viajar nunca juntos en el mismo helicóptero, que era el medio de transporte que normalmente usaba Bryant. Una decisión que tomó hace años cuando veía todo el tiempo que perdía de estar con su familia por culpa del tráfico en Los Ángeles.

Cuando se produjo el fatal accidente, iban camino de que su hija Gianna, que había heredado su pasión por el baloncesto, jugara un partido a 120 kilómetros de donde vivían. El pacto que tenían Kobe y su esposa impidió que la tragedia familiar fuera aún mayor.