ENTRE LOS JÓVENES FUMADORES Y LOS QUE TIENEN MENORES INGRESOS

ENTRE LOS JÓVENES FUMADORES Y LOS QUE TIENEN MENORES INGRESOS

El consumo de alcohol disminuye cuando aumentan los impuestos al tabaco

Una investigación concluye que cuando se aumentan los impuestos al tabaco, algunos grupos reducen sun consumo de alcohol. Estos son los conocidos como bebedores de riesgo, adultos jóvenes fumadores y los  fumadores con ingresos más bajos.

Jóvenes consumiendo alcohol
Jóvenes consumiendo alcohol | antena3.com

Los resultados de una nueva investigación sugieren que el aumento de los impuestos del tabaco están asociados con una modesta reducción del consumo de alcohol entre los grupos considerados vulnerables, entre los que se encuentran los bebedores de riesgo, adultos jóvenes fumadores y fumadores en la categoría de ingresos más bajos.

Los impuestos de cigarrillos han sido reconocidos como uno de los instrumentos de política más importantes para reducir el tabaquismo. Teniendo en cuenta que fumar y beber a menudo se presentan juntos, esta investigaciónn ha examinado los impuestos de los cigarrillos y encontró que subirlos está asociado con una reducción modesta en el consumo de alcohol entre los grupos vulnerables.

"Fumar y beber en exceso coocurren a tasas alarmantes", dijo Sherry McKee, profesor asociado de Osiquiatría en la Escuela de Medicina de Yale y autor de este estudio, cuyos resultados publicará en la edición de enero la revista 'Alcoholism: Clinical & Experimental Research' y está actualmente disponible en la edición temprana.

"Fumar y beber en exceso coocurren a tasas alarmantes"

"El tabaco puede aumentar los efectos subjetivos del alcohol y se ha demostrado que incrementa el riesgo de consumo excesivo y problemático. Los fumadores beben con más frecuencia y en mayor medida que los no fumadores y son mucho más propensos que los no fumadores a cumplir con los criterios para abusar del alcohol o tener dependencia. La coocurrencia de fumar y beber es de particular importancia clínica dada la evidencia de que las consecuencias para la salud aumentan exponencialmente con el abuso combinado frente al singular de alcohol y tabaco", argumenta.

"Fumar y beber están estrechamente vinculados por una serie de razones, entre ellas los efectos farmacológicos complementarios, vías neuronales compartidas, asociaciones genéticas compartidas, factores ambientales comunes y asociaciones aprendidas", agregó Christopher W. Kahler, profesor y presidente del Departamento de Ciencias Sociales y del Comportamiento en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown (Estados Unidos).

"Los impuestos a los cigarrillos tienen un gran alcance en la población y han sido reconocidos como uno de los instrumentos de política más importantes para reducir el tabaquismo --afirma McKee--. Con aumento de los impuestos del tabaco se prevén disminuciones en el inicio del tabaquismo, el aumento de personas que dejan de fumar y la reducción de la morbilidad y mortalidad relacionados con los cigarrillos".

McKee y sus colegas examinaron los datos recogidos a través de entrevistas personales a 21.473 consumidores de alcohol como parte de la 'Encuesta Epidemiológica Nacional sobre Alcohol y Condiciones Relacionadas', una realizada por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo norteamericano. Los análisis fueron realizados por género, estado consumo de riesgo, edad y nivel de ingresos, y se ajustaron además por datos demográficos, consumo de alcohol de referencia y el precio del alcohol.

"Los resultados sugieren que el aumento de impuestos a los cigarrillos se asoció con una reducción en el consumo de alcohol a través del tiempo entre los hombres fumadores. Los efectos protectores fueron más pronunciados entre los subgrupos que están en mayor riesgo de efectos adversos relacionados con el alcohol, incluyendo grandes bebedores varones, adultos jóvenes y aquellos con los ingresos más bajos", destaca el autor.

"Estos hallazgos sugieren que si los estados aumentar los impuestos sobre los cigarrillos, no sólo es probable reducir el tabaquismo, sino que también pueden tener un impacto modesto en las tasas de consumo excesivo de alcohol entre los hombres, las personas con ingresos más bajos y los que beben más fuertemente --resumió Kahler--. Las políticas que se dirigen a una conducta de salud específica pueden tener beneficios más amplios para la salud pública, al afectar a los comportamientos de salud adicionales que tienden a coocurrir con el comportamiento de la salud específica".

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.