PERFIL BIOGRÁFICO

PERFIL BIOGRÁFICO

José Luis Sampedro, el símbolo del humanismo moderno

Quiso irse de "manersa sencilla y sin publicidad", como él era y por ello la noticia de su muerte no trascendió hasta este martes, día en el que ha sido incinerado. El autor de 'La Sonrisa etrusca' escribió la pasada madrugada su última página.

José Luis Sampedro con Manuel Alvar
José Luis Sampedro con Manuel Alvar | EFE

Erudito del lenguaje tanto oral como escrito, José Luis Sampedro ha fallecido en Madrid tras 97 años de reconocimiento y experiencia tanto en el campo económico como con el de la literatura. El 1 de febrero de 1917 nació en Barcelona un joven cuya adolescencia descubriría en Tánger, ciudad en la que su padre estaba destinado como médico militar y donde vivió con su familia hasta los 13 años para regresar a España en medio de un ambiente hostil en el que fue movilizado por el ejército republicano durante la Guerra Civil, combatiendo en un batallón anarquista.

Tras la guerra, cursa sus estudios universitarios en Ciencias Económicas con un expediente brillante que le facilita el Premio Extraordinario y también en Madrid conoce a la que será su primera esposa,Isabel Pellicer. Siempre ha vivido su vida con discreción, sin grandes estridencias ni homenajes, quizás por ello los premios, algunos tardaron en llegar.

En 1968, descontento con las sanciones contra catedráticos antifranquistas, abandonó la Universidad y, en 1969, se trasladó a Salford y Liverpool (Reino Unido), donde fue profesor visitante. Regresó a España en 1972, y posteriormente desempeñó la cátedra de Ética en la Complutense. Economista de prestigio, alternó esta disciplina con la literatura, su otra gran pasión, que había comenzado con solo 19 años, cuando vivía en Santander.

Tituló su primera novela "La estatua de Adolfo Espejo" y, la segunda, "La sombra de los días", ambas escritas en los años 50, pero no publicadas entonces. El teatro fue otro de sus géneros preferidos. Su obra "La paloma de cartón" ganó el Premio Nacional de Teatro Calderón de la Barca en 1950. También es autor de la pieza teatral "Un sitio para vivir". En 1952 publicó la novela "Congreso de Estocolmo", a la que siguió "El río que nos lleva".

La censura impidió llevar esta última al cine, según un proyecto de Luis García Berlanga; sólo mucho después lo hizo Antonio del Real, en 1988. La película fue declarada de interés por la UNESCO por su contribución a la defensa de los valores de la región del Alto Tajo. En 1970 publicó "El caballo desnudo" y, en 1981, "Octubre, octubre" en la que trabajó 19 años. Tras "La archiduquesa" (1982) y "La sonrisa etrusca" (1985) siguieron "La vieja sirena" (1987), "Mar al fondo" (1992), "Real Sitio" (1993), "La estatua de Adolfo Espejo" (1994), "La sombra de los días" (1994), "Fronteras" (1995), "El amante lesbiano" (2000) y "El mercado y la globalización" (2002).

Elegido el 1 de febrero de 1990 para ocupar el sillón "F" de la Real Academia Española, ingresó en la institución el 2 de junio con un discurso que tituló "Desde la frontera", dedicado al consumismo y su pernicioso influjo en la sociedad actual. Sampedro mostró su simpatía por las ideas anarquistas y republicanas, aunque esto no le impidió aceptar en 1977 la designación como senador Real, en reconocimiento a la figura de don Juan Carlos.

En 2010 el Consejo de Ministros le otorgó la Orden de las Artes y las Letras de España y un año más tarde se le concedió el Premio Nacional de las Letras Españolas, sumándose también al Movimiento 15 M que encabezaron los "indignados" y prologó la edición española del libro "Indignaos", del francés Stéphane Hessel, fallecido el pasado 27 de febrero.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.