ANIMAL HABITUAL EN EEUU, CANADÁ Y MÉXICO

ANIMAL HABITUAL EN EEUU, CANADÁ Y MÉXICO

Descubren al primer mamífero capaz de oler en estéreo: el topo común

La mayoría de los mamíferos, incluyendo los seres humanos, ven y escuchan en estéreo, pero hace tiempo que hay controversia científica sobre si también se puede oler en estéreo. Ahora un estudio defiende que el topo común huele en estéreo para localizar a su presa.

Topo Común (Archivo)
Topo Común (Archivo) | Agencias

Un nuevo estudio publicado en 'Nature Communications', demuestra que el topo común, el Scalopus aquaticus, que invade el césped y los jardines de viviendas en todo el este de Estados Unidos, Canadá y México, huele en estéreo para localizar a su presa.

"Pensé que las fosas nasales de la nariz de los topos estaban demasiado juntos para detectar eficazmente los gradientes de olor", afirmó Kenneth Catania, profesor de Ciencias Biológicas de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennesse (Estados Unidos), que dirigió la investigación. Pero sus hallazgos abrieron nuevas vías para la investigación futura.

"El hecho de que los topos utilicen señales de olores en estéreo para localizar los alimentos sugiere que otros mamíferos que dependen en gran medida de su sentido del olfato, como los perros y los cerdos, también pueden tener esta habilidad", afirmó Catania, quien empezó a interesarse por el sentido del olfato del topo hace diez años, cuando estudiaba al topo de nariz estrellada, que usa un conjunto de tentáculos carnosos que rodea su nariz para detectar objetos comestibles.

Así, este investigador decidió poner a prueba la capacidad de los topos comunes para encontrar a sus presas con el fin de comparalos. "Esperaba que el topo común, que es prácticamente ciego y no tiene muy buen sentido del tacto, fuera mucho peor que el topo de nariz estrellada. Así que nos sorprendimos bastante cuando resultó ser muy bueno a la hora de encontrar presa. En ese momento, me di cuenta de que deben usar su sentido del olfato".

Cuando el neurólogo comenzó en serio el estudio del sentido del olfato de los topos comunes el año pasado, descubrió que eran aún más notable de lo que había pensado. Para ello, creó una arena radial con pozos de alimentos espaciados alrededor de un círculo de 180 grados con la entrada para el topo situado en el centro y realizó una serie de ensayos con el alimento (piezas de lombriz de tierra) colocado al azar en diferentes pozos. La cámara se selló temporalmente para poder detectar cada vez que el topo olfateó por el cambio en la presión del aire.

"Fue increíble. Encontraron el alimento en menos de cinco segundos y se fueron directamente a la comida adecuada y casi todo el tiempo. Tienen un sentido hiper-sensible del olfato", subrayó Catania, que tras observar docenas de ensayos, se dio cuenta de la existencia de un patrón general.
Cuando el primer topo entró en la cámara, movía el hocico hacia atrás y adelante como oliéndolo, pero luego detectó la fuente de alimentación y se movió en una trayectoria directa, algo que hizo a Catania reconsiderar la idea de que huelen en estéreo. Para una investigación más a fondo, este experto bloqueó uno de los agujeros de la nariz del topo con un pequeño tubo de plástico.

En el momento en que su fosa nasal izquierda estaba bloqueada, las rutas de los topos siempre se desviaron hacia la derecha y cuando se taponó la fosa nasal derecha, se movió constantemente hacia la izquierda. Aún así, todavía consiguió localizar la comida pero le llevó mucho más tiempo hacerlo.

A continuación, el investigador diseñó una cámara en la que colocó el alimento siempre en la misma posición, justo enfrente de la entrada y los topos que utilizaron ambas fosas nasales fueron casi directamente a la comida, mientras que los que tenían la fosa nasal izquierda bloqueada fueron siempre hacia la derecha y los que tenían la derecha taponada se movieron consistentemente hacia la izquierda.

"Esto es muy similar a un estudio histórico de la audición en las lechuzas realizadas en 1979 por Eric Knudsen y Konishi Marcos en el Instituto de Tecnología de California, que encontraron que el bloqueo de una de las orejas de la lechuza le hizo ubicar mal una fuente de sonido", recuerda Catania.

La prueba definitiva de que los topos confían en el olfato estéreo vino de otra prueba. Los investigadores insertaron pequeños tubos de plástico en las dos fosas nasales de los topos y las cruzó, por lo que la ventana de la nariz derecha estaba olfateando el aire en el lado izquierdo del animal y la fosa nasal izquierda olía el aire a la derecha del topo, de forma que los animales buscaron de un lado a otro y con frecuencia no podían encontrar la comida.

En cuanto a los humanos, Catania cree que es más fácil de probar, ya que se puede hacer que una persona con los ojos vendados diga qué fosas nasales están siendo estimulado por los olores presentados con tubos insertados en la nariz. "Estos estudios sugieren que es sólo cuando un olor es suficientemente fuerte como para irritar la mucosa de la fosa nasal cuando los seres humanos pueden decir qué lado está más fuertemente estimulado", concluye.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.