Ni Jack Sparrow ni Iron Man llegaron de la nada. Para ser el actor mejor pagado de Hollywood hay que ensuciarse las manos antes y hacer papeles para los que nadie ha nacido. Pero gracias a esta, a día de hoy podemos disfrutar de estas grandes estrellas en las salas.