Los seguidores del Universo Cinematográfico de Marvel son siempre los primeros a la hora de elaborar teorías que impliquen a sus personajes favoritos. Es por eso que con el secretismo que llevan los hermanos Russo con su última película, los fans de los superhéroes estén más impacientes que nunca por saber qué pasará después de 'Vengadores: Infinity War'.

La última la protagoniza un personaje veterano del equipo de los Vengadores, Tony Stark. Su relación con Pepper Potts podría no estar en su mejor momento según ha descubierto el medio ScreenRant.

La prometida de Stark nunca ha congeniado demasiado con la faceta superheróica de su pareja, y desde la primera película del excéntrico robot, ha criticado que arriesgara su vida. Pepper llegó a romper con el millonario en una ocasión, pero este logró reconquistarla en 'Capitán América: Civil War', al comprometerse a ser más responsable.

Sin embargo, todos conocemos al personaje de Robert Downey Jr, y sabemos que es de todo menos respondable. Según el "concept art" de 'Vengadores: Infinity War', la nueva fuente de energía de Iron Man estaría implantada en su pecho. Este artefacto sería el "Repulsor tech node" (nodo repulsor), un aparato que Stark inventó en los cómics en 2008, que le permitiría controlar su armadura con la mente.

¿Cómo se habrá tomado Pepper que Tony se haya implantado este aparato? ¿Lo habrán arreglado después del chasquido de Thanos?

Tendremos que esperar al estreno de 'Vengadores 4' en 2019 para resolver nuestras dudas.