"Acabo de regresar del estudio de grabación de voz, donde he hablado ante un micrófono como Severus Snape por última vez. En la pantalla vi algunas tomas en retrospectiva de Daniel, Emma, y Rupert de hace 10 años. Tenían 12 años. Así mismo, hace poco he regresado de Nueva York, y mientras estuve allí, vi a Daniel bailando y cantando (brillantemente) en Broadway. Toda una vida parece haber pasado en sólo unos minutos.

Tres niños se han convertido en adultos desde que recibí una llamada de Jo Rowling, que contenía una muy pequeña clave, y que me persuadió de que había más en Snape que un repetitivo vestuario, y que aunque sólo habían sido publicados 3 libros para ese entonces, ella dejaba su inmensa y dedicada narrativa en las mejores manos.

Es una necesidad muy antigua escuchar historias. Pero una historia necesita de un buen narrador. Gracias por todo Jo".