Se Estrena » Especiales » Star Wars: El Despertar de la Fuerza

Llevamos esperando esto desde hace mucho tiempo...

Lo que sentimos al ver 'Star Wars: El Despertar de la Fuerza' (SIN SPOILERS)

Anoche estuvimos en el Cine Callao en el estreno del año, de la década, del siglo y del milenio.

Mark Hamill saca su lado más solidario

GTRES Mark Hamill saca su lado más solidario

Publicidad

Muchísima expectación anoche en el Cine Callao de Madrid. 'Star Wars', desde su estreno original en mayo del 77, en un fenómeno, en una nueva mitología, en un icono de la cultura popular. George Lucas no pretendía eso con su tercera peli tras 'THX 1138' y 'American Graffitti', sólo ofrecer una peli entretenida y visualmente deslumbrante para chavales que van a las matinales los sábados. Pero se le fue de las manos. El universo que creó fue tan bestial y la propuesta de marketing, no sólo cinematográfico, tan innovadora, que cambió las reglas del juego para siempre.

Casi 40 años después, el séptimo episodio de la saga, dirigido por J.J. Abrams ahora, llega con una expectación sin precedentes. No voy a hablar de la peli, porque debes descubrir todos sus secretos tú, sin que te los cuente nadie, como los descubrí yo anoche con la fregona preparada para recoger mi baba del suelo. Sólo John Williams con su música consigue desencajarte la mandíbula cuando en pantalla aparece con gran estruendo 'Episodio VII: El Despertar de la Fuerza'.

El nuevo robot cuqui como él sólo, BB-8, y tropas de asalto imperiales y pilotos de Tie Fighters de películas anteriores de la saga, ponían la nota ultramegafan a las celebrities que se dejaban caer por allí. Álex de la Iglesia o Edu Casanova no ocultaban, con sus camisetas, que admiraban y amaban profundamente a esta saga (como yo, pero es que lo mío es enfermizo) porque, de alguna manera, ese término mal llamado "friki" (el que lo sigue usando de manera despectiva de verdad, que se lo haga mirar) ha molado desde hace mucho. Ser "friki" es guay, "nerd is the new cool (and smart is the new sexy)".

Había tanta gente en Callao que un par de helicópteros sobrevolaban la zona añadiendo más sensación de gran acontecimiento al estreno. En la pantalla del cine, mientras todos tratábamos de vaticinar los nuevos giros en la trama de la película que íbamos a ver, se nos proyectaban imágenes de la bella Cristina Teva en la premiere de Londres, entrevistando a los actores. Si la que había montada en Madrid era gorda, lo de allí ni te cuento...

El ambiente en el cine era pre-concierto de rock único. Como el pase más loco de 'Phenomena'. Y esto aumentó en cuanto se apagaron las luces y el logo de Lucasfilm dió paso al mítico "Hace mucho tiempo en una galaxia lejana, muy lejana...." (los cuatro puntos suspensivos en lugar de los tres de rigor es algo que siempre me fascina en el imaginario tipográfico de la franquicia). Fue en ese momento cuando todo el público estalló en un gran aplauso porque, otra vez más, con esas letras y esa música, ya nos habíamos teletransportado a otro lugar.

¿No es ésa la función básica del cine, la evasión total? Esta evasión sólo la consigue una saga, sólo ésta. Otras más, otras menos. La inmersión total, sólo STAR WARS. Habrás visto imágenes del rodaje, entrevistas con los actores, explicaciones de los efectos especiales, da igual: ves personajes, a algunos les amas al instante, a otros les odias de inmediato, y empiezas a dejarte llevar por el nuevo y primer capítulo de otra trilogía, con todo lo que pasa, con todo lo que ha pasado, y con todo lo que va a pasar.... (con sus cuatro puntos suspensivos).

Los aplausos se produjeron de nuevo en numerosas partes del metraje, pero, claro, tampoco te quiero decir cuándo, porque esto debes descubrirlo tú también; vas a flipar. Al término, corrillos y corrillos en el hall del cine, a la salida, preguntándonos qué opinabas tú de esto, tú de aquello, con esa sensación de haber visto juntas 'La Guerra de las Galaxias' y 'El Imperio contraataca' juntas, no te digo más.

Lo único malo de 'Star Wars' es que, como todo lo bueno de la vida, se acaba. No puedes quedarte ahí para siempre con Han Solo (¡qué GRANDE eres, Harrison Ford, qué GRANDE!), Leia, Luke, Chewbacca, BB-8, Rey, R2-D2, C3-PO, Finn, Kylo Ren, Poe, Tekka, Phasma y compañía. Siempre necesitas más, nunca es suficiente. Es agua en el desierto.

Así que, te guste la saga o no, nos mires por encima del hombro, eleves tus cejas en desaprobación, deja el cinismo en casa, no te avergüences de rescatar de ese cajón a ese niño que también tú has sido y ha jugado con sables láser haciendo el ruido con la boca. Demonios, es Navidad y se estrena una nueva de 'Star Wars', ¡¿qué más quieres?!

Disfruta de 'El Despertar de la Fuerza'.

Yo ya te envidio.

Yo ya no puedo volver a hacerlo por primera vez.

Publicidad