Nuestros seis viajeros han vuelto hacer la maleta y a coger un avión, de nuevo con un destino ilusionante: Chile, el lugar soñado de Antonio. En esta ocasión, no solo él ha cumplido un gran deseo, también el resto de viajeros ha vivido experiencias que jamás podrán olvidar como conocer a Raphael.

En su primera visita por Santiago de Chile, los seis aventureros han podido disfrutar del arte urbano de la ciudad. Arturo Valls les ha llevado a conocer a un grafitero chileno que les ha enseñado sus obras de arte, con las cuales nuestros viajeros se han quedado asombrados.

El artista ha sentido tanta complicidad con ellos que les ha pedido que le ayudaran a completar un grafiti que les ha dedicado en una de las calles de la ciudad. Al acabar, María Luisa ha sacado un sorprendente parecido al personaje del retrato: "Se parece al generalísimo Franco", lo que ha molestado a Antonio porque cree que es él con su querida nieta Nerea.

UN BAÑO EN EL MAR PACÍFICO

Por primera vez en todo el viaje, nuestros viajeros han disfrutado de un día de playa, sin perder la costumbre española de ir con sombrilla y sillas. Frente a sus compañeros, Antonio no ha querido perder la oportunidad y, con la emoción de estar en Chile, se ha metido en el Pacífico. Francisco y Paquita han estado observándole desde la orilla comentando la situación. "A mí nada más verlo me da frío", ha dicho Francisco; mientras que a Paquita le ha salido la vena protectora y le ha pedido que regresara: "Antonio, que se te va cortar la digestión". No obstante, para Antonio el agua estaba "divina".

UNA CLASE DE TANGO… Y EL CONCIERTO DE RAPHAEL

Los viajeros han aprovechado su estancia en Viña del Mar para aprender tango. Juan ha dejado a todos sorprendidos con sus dotes de baile, tanto que Antonio y Francisco no salían de su asombro con los movimientos de su compañero. "Yo es que me pongo tan nervioso llevando a la mujer que no atiendo a razones", ha confesado Francisco.

La música ha sido la protagonista de este viaje a Chile porque los seis aventureros han disfrutado también de un concierto de Raphael en el prestigioso Festival de Viña del Mar. Si estar en las primeras filas ya les hacía estar en una nube, lo mejor estaba aún por llegar.

Mientras estaban comentando la experiencia en una sala, ha aparecido Raphael, dejando boquiabiertos a nuestros viajeros. El cantante se ha interesado por la experiencia que estaban viviendo y ha asegurado que le parecía admirable. "Nosotros no estamos viajando, estamos soñando. Soñando de día y de noche", le ha contado Paquita. Después de este momento tan emocionante, María Luisa ha pronunciado unas bonitas palabras: "No me entra en la cabeza que a los 80 años tengamos la suerte de todas la cosas que están pasando"

UN VIÑEDO COMO EL QUE ANTONIO SOÑABA

Arturo Valls ha aprovechado un momento de tranquilidad con Antonio para dar un paseo con él y hablar sobre su historia. El militar le ha contado por qué es tan rígido en algunas ocasiones, aunque ha confesado que la muerte de su hijo fue algo que le hizo más sensible.

Mientras caminaban, Arturo le llevó sin que se diera cuenta hasta una enorme finca de viñedos, cumpliendo así su sueño. Emocionado, Antonio declaró: "Estoy disfrutando de esta vuelta al mundo como si tuviera 30 años”. Lo que no sabía es que esta experiencia iba a ser aún más perfecta: su nieta del alma, Nerea, estaba ahí para compartir el sueño junto a él. "Casi me muero de alegría", ha exclamado con una sonrisa de oreja a oreja.