Ingredientes (4 p.):

1 conejo

8 dientes de ajo

300 g de brócoli

300 g de coliflor

2 zanahorias

2 rebanadas de pan

100 ml de vino blanco

harina de garbanzos

aceite de oliva virgen extra

vinagre (1 cucharada)

sal

pimienta

3 ramas de romero

perejil

Elaboración:

Fríe las rebanadas de pan en una sartén con aceite. Escúrrelas sobre un plato cubierto con papel absorbente de cocina. Trocea el pan, colócalo en el mortero y májalo bien. Resérvalo.

Corta el conejo en trozos pequeños, salpimiéntalos, pasa los trozos por la harina de garbanzos y dóralos en una tartera con un chorrito de aceite.

Pela 8 dientes de ajo, córtalos por la mitad a lo largo y añádelos a la tartera. Añade también las ramas de romero. Vierte el vino, el vinagre y 2 vasos de agua. Incorpora también el pan majado. Tapa y cocina el conejo durante 25 minutos.

Pon a calentar un poco de agua en una cazuela. Suelta el brócoli y la coliflor en ramilletes. Pela las zanahorias, tornea y córtalas por la mitad. Pon todas las verduras en el accesorio para cocer verduras al vapor e introdúcelo en la cazuela. Tapa y cocina las verduras durante 15 minutos.

Sirve e conejo y acompáñalo con las verduras aderezadas con sal y un buen chorro de aceite de oliva.

Decora los platos con unas hojas de perejil.

Consejo:

Hemos utilizado vino blanco para guisar el conejo, pero también quedará muy bien si le añadís cualquier otro tipo de bebida como cerveza, sidra, jerez o vino tinto.