Denuncia

Las trabajadoras a las que un compañero vertió semen en sus botellas llevaban meses extrañadas por el sabor del agua

El vigilante de seguridad del Comité Olímpico está imputado de presuntos delitos contra la integridad moral así como de agresión sexual.

Publicidad

La investigación de un posible robo en el Comité Olímpico Español (COE) termina con un vigilante de seguridad detenido por eyacular en el interior de las botellas de sus compañeras. Las grabaciones de las cámaras de seguridad muestran como, durante su horario laboral, este individuo se masturbaba y terminaba depositando el semen en los recipientes metálicos de sus compañeras. El hombre, rumano de 67 años, llevaba trabajando en las dependencias 16 años.

El acusado es reincidente

El pasado noviembre las víctimas, dos trabajadoras de 22 y 32 años respectivamente, alertaron de movimientos extraños en sus pertenencias. También les extrañaba el sabor del agua que bebían de esas botellas metálicas. La institución se puso manos a la obra para intentar dar con lo que sucedía y comprobar esos supuestos hurtos. La visualización de las cámaras de seguridad sacaron a la luz un suceso todavía más grave. Un suceso que se repetía hasta en seis ocasiones.

En enero, el COE avisó a las implicadas y estas inmediatamente lo denunciaron a la Policía Nacional. Asimismo el hombre fue despedido.

Delito con sabor a venganza

Esta mañana el hombre ha sido detenido y está imputado de presuntos delitos contra la integridad moral así como de agresión sexual. En instancias policiales ha confesado que actuó por venganza, alega que las dos víctimas le hacían la vida imposible a su mujer. Su pareja también trabaja en la entidad y realiza las mismas funciones, también es vigilante de seguridad. Ella ha confirmado ser desconocedora de que su esposo realizaba este tipo de acciones en su puesto de trabajo.

"Que asco de persona"

Al ser preguntadas por los agentes, las dos trabajadoras que se han visto afectadas lo niegan rotundamente. Algunos trabajadores también apoyan esta versión: "Se lo inventa. Una de las chicas llevaba dos meses aquí y además no se podían llevar mal porque no coincidían. Cuando ellas se marchaban él entraba". Otras compañeras que nos han atendido no tienen fuerzas para hablar de lo ocurrido y rompen a llora. Simplemente afirman tajantemente: "Qué asco de persona".

Las entidades se pronuncian

El propio Comité Olímpico Español ha emitido un comunicado apoyando a las víctimas y deseando que se esclarezca lo ocurrido. "El COE es la casa del Movimiento Olímpico en nuestro país, pero también es un entorno laboral seguro en el que se protegen y garantizan los derechos y libertades de todas las personas que trabajan cada día para apoyar al deporte español y para promover los valores de la Carta Olímpica". A su vez se ofrece y pone todo a disposición de las víctimas y de la investigación.

La empresa se limpia las manos

La empresa de seguridad, externa al COE, también a querido manifestarse y se excusa que estos trabajadores son subrogados. Este programa se ha puesto en contacto con el director de contrataciones de la empresa. Al descolgar el teléfono y ser preguntado por el caso esboza un tímido "no tengo ni idea de eso".

La investigación sigue en curso para determinar qué sucedió y cuál es el futuro de este hombre.

Antena 3» Programas» Espejo Público» Noticias

Publicidad