La madre que permanecía atrincherada con su hija de 8 años en el consulado de Uruguay de Barcelona ha entregado la niña al padre tras varios días de encierro.

Una jueza de Vielha (Vall d'Aran) ordenó a la mujer que hiciera la entrega al padre de la niña, al que esta había acusado en repetidas ocasiones de maltrato y de abusos sexuales hacia la menor.

La pequeña lleva cuatro años sin ver a su padre y cuenta con apoyo psicológico en este momento. Los Mossos d´Esquadra han permanecido custodiando la embajada esperando el momento en el que la madre hiciera entrega de la niña.