La candidata de Ciudadanos a la alcaldía de Madrid, Begoña Villacís, vivió momentos de tensión en su visita a la Pradera de San Isidro. Villacís, que tiene una cesarea programada este viernes para dar a luz a su tercera hija que se llamará Ines, fue increpadad por una treintena de personas que la insultaron e intimidaron.

Recuerda con angustia cómo vivió el momento: "Te das cuenta de que hay un montón de gente que vienen a rodearte. Te rodean como mujer y como política pero no me explico muy bien porqué. Yo no estoy gobernando", señala.

Asegura que vivió "una gran sensación de malestar y de impotencia". Teme lo que hubiera ocurrido de no ser por la Policía que salió en su defensa. "Se me estaban acercando. Cuanto todo pasó mis compañeros se me abrazaron y me dijeron: "Tranquila", señala.