Según la perito Myriam Moya: un reventón en la rueda trasera derecha provocó que el coche se desestabilizara y volcara contra el muro para acabar incendiándose. Reyes y uno de sus primos murieron en el acto mientras que el otro sufrió quemaduras en casi el 65% de su cuerpo y actualmente se encuentra hospitalizado en estado grave.

Según esta nueva información, en el momento de la colisión el vehículo circulaba a 129 kilómetros por hora en una autovía limitada a 120, pero no superaba los 200 km/h como habían apuntado otras informaciones.

Myriam Moya, perito del nuevo informe del accidente de Reyes, asegura que la medición de las huellas de frenada y derrape aclaran que Reyes no iba a esos 220 km. La perito no ha podido acceder al vehículo ya que está en disposición de la Guardia Civil. Sin embargo, no cree que se pueda extraer mucha información del mismo dado el estado en el que quedó tras la colisión. Considera que las pistas están en el pavimento. "Se ve un giro a la derecha porque el coche sufre un sobreviraje", señala.

Determina la experta además que un vehículo que va a 120 kilómetros por hora sería compatible con la magnitud de las lesiones desde las víctimas.