La peor serie: 'Gossip Girl'. Ya no queda nada de la que un día fuese la serie de referencia para adolescentes. No supieron qué hacer con los personajes tras el fin de la etapa en el instituto (2ª temporada) y llevan desde entonces danto tumbos hacia no se sabe dónde. 

Hace ya muchos años que las aventuras pijas de Serena, Blair y compañía no tienen gracia. El próximo 17 de diciembre finaliza la sexta y última temporada de 'Gossip Girl', una serie que se ha alargado mucho más de lo que merecía.

El peor piloto de drama: 'The Mob Doctor'. Ya en los vídeos se veía que la serie de FOX no iba a funcionar y sus catastróficas cifras de audiencia lo confirman. Ha sido uno de los peores estrenos del año, con muy poco nivel y una historia que, francamente, no se tragaba nadie. Que no la hayan cancelado antes es un milagro catódico.

El peor piloto de comedia: 'Partners'. Otra ridiculez de manos de la CBS. Amigo gay y amigo heterosexual que trabajan juntos en un estudio de arquitectura, acompañados de risas enlatadas y poco más. No tiene nada interesante, ni a nivel de gags ni desde luego con respecto a los actores, todos mediocres. La televisión es mejor sin esta sitcom.

La cancelación más merecida: 'Made in Jersey'. Tras la emisión del tercer capítulo CBS decidió cancelar su versión soft y pueril de 'The Good Wife'. Era una serie sin ninguna chispa, donde todo resultaba prescindible.

La peor serie veterana: 'CSI' y derivados. En mayo cancelaron 'CSI Miami' y todo parece indicar que el año que viene CBS cancelará la versión Nueva York. Aun así la franquicia madre, 'CSI', cosecha muy buenos datos los martes: más de diez millones de espectadores de media con 13 temporadas a sus espaldas.

De todos modos, se trata de una serie muy desgastada y con una audiencia muy envejecida y poco atractiva por los anunciantes. Si se mantiene es por el relativo prestigio que le aporta a la cadena.

La serie que provoca más vergüenza ajena: 'The Client List'. Cualquiera que vea las series de Lifetime sabe que no son dignas de aplauso, pero lo que ha conseguido 'The Client List' no lo ha conseguido ninguna otra serie en 2012: sacar los colores hasta al espectador menos exigente.

Jennifer Love-Hewitt, en su papel de madre sufrida que se transforma en masajista a la par que prostituta, provoca un espanto inmediato y una carcajada ilimitada. Desde luego resulta curioso echar un vistazo al piloto para reírte y pasar un buen rato. A pesar de todo, fue un éxito de audiencia y habrá segunda temporada. Sobre gustos no hay nada escrito.

La peor TV movie: 'Liz and Dick'. Pretender que Lindsay Lohan pudiese encarnar a la mismísima Liz Taylor era un error de proporciones catastróficas. Con 'Liz and Dick' han quedado para la posteridad las limitaciones interpretativas de la actriz y una parodia biopic, nuevo género que Lifetime ha tenido el honor de inaugurar. No sorprende nada que sea la misma cadena que tiene en su parrilla 'The Client List'.

Mención especial para: 'Pretty Little Liars'. Reconócelo, 'Pretty Little Liars' de mala es buena. La serie de ABC Family no pretende nada más allá que entretenernos un rato a base de muecas y múltiples mensajes de texto con un solo remitente: "A". La coherencia nunca ha sido el punto fuerte de la serie, pero es lo que le da su sello.

Es cierto, hay capítulos y situaciones absurdas con tramas forzadas y sacadas de la manga. La experiencia de ver 'Pretty Little Liars' implica que a veces tienes que mirar para el suelo un tanto abochornado pero, ¿qué más da? Las pequeñas mentirosas siguen arrasando y de momento la cadena ha confirmado cuarta temporada. Y las que quedan.