Antes de que la exitosa producción de la AMC viera la luz, 'Breaking Bad' fue descrita por un ejecutivo de la televisión como la peor idea que jamás había oído para un espectáculo. Ahora, la historia cotidiana de un profesor de química a quien le diagnostican cáncer y se convierte en un capo de las drogas, es una de las más aclamadas por la crítica con un total de 42 nominaciones a los Emmy.

La segunda mitad de la quinta temporada debutó como nunca lo había hecho: "Blood Money", así se titulaba el episodio -dirigido además por Bryan Cranston- que abría la última tanda de capítulos y que rozó los seis millones de espectadores. Récord histórico para la serie (hasta la fecha) y segundo mejor registro para AMC (los zombies de 'The Walking Dead' coronan el ranking).

Y así, con tanto éxito cosechado, ¿por qué poner punto y final a una serie que continúa sumando seguidores cinco años después? "Fue al final de la cuarta temporada cuando me di cuenta de que Walter White (Bryan Cranston) había llegado prácticamente a la cima, y entonces me pregunté por cuánto tiempo podría permanecer allí", reconoce Vince Gilligan, creador de la serie, al diario británico 'The Guardian', quien asegura que ésta siempre es una pregunta que se hace tanto en la ficción como en la vida real.

Durante este periodo, Walter White ha conseguido convertirse en uno de los personajes más emblemáticos de la pequeña pantalla. Sin embargo, su propio creador no duda en reconocer que tiene "una especie de simpatía perdida por Walt a lo largo del camino".

"Me parece interesante este fenómeno sociológico de que la gente esté de una forma u otra conectada con Walt. Tal vez sea por la naturaleza de la ficción o porque quizás, los espectadores se tienen que identificar de alguna forma con el protagonista de una serie, o simplemente porque es bueno lo que hace", reflexiona el creador de 'Breaking Bad'.

A pesar de que el cariño de Gilligan por el personaje protagonista ha ido disminuyendo con el paso del tiempo, el creador de la serie no duda en elogiar el actor al que da vida a Walter White. "Que la empatía perdura y el espectáculo funciona es algo gracias, en parte, a Cranston", reconoce.

"Necesitábamos un actor para interpretar un personaje algo oscuro y desagrable, pero que al final del todo se tenía que sentir pena por él", recuerda Gilligan, quien afirma que ya se había fijado en Bryan Cranston en 'Malcom in the Middle'.

El creador de la exitosa serie de la AMC poco ha revelado sobre el inminente final de 'Breaking Bad'. Lo que sí está claro es que, tal y como asegura Vince Gilligan: "Habrá sangre".

'Breaking Bad' cuenta este año con 13 nominaciones a los Emmy. Se encuentra en plena emisión de la segunda parte de la quinta temporada que pondrá punto y final el 29 de septiembre. La cadena de cable Paramount Comedy estrenará el final de la serie en nuestro país a partir de octubre.