Novalife » Útil para ti

PRESERVACIÓN DEL JAMÓN

Por qué no deberías guardar el jamón cortado en la nevera

Puede que lo hayas estado conservando en el lugar equivocado y no lo sabías.

Publicidad

Si mantienes el jamón serrano o el ibérico en la nevera, presta atención. Los jamoneros expertos advierten de que este alimento no necesita frío, y debe conservarse a temperatura ambiente con unas condiciones determinadas.

En el vídeo te damos los consejos para que guardes el jamón de la mejor forma posible. Además, te sorprenderá descubrir que, quizá, meterlo en el horno sea la mejor opción.

Conviene recordar que el jamón serrano y el ibérico no son lo mismo, aunque en ambos se trate de la parte trasera de un cerdo. El jamón serrano procede de un cerdo blanco que se puede encontrar en otros países. El ibérico, como su nombre indica, procede de un cerdo de raza ibérica autóctono de España y Portugal.

Además, los ibéricos suelen recorrer muchos kilómetros en busca de alimento. Existen tres categorías en función de la dieta que siguen: si se alimentan solo de bellotas, de cebo de campo o de cebo. También se habla de cerdo 100% ibérico cuando ambos progenitores del animal son también ibéricos.

En el mundo gastronómico, el cerdo ibérico está considerado como un producto de alta cocina y un manjar. Si quieres mantenerlo con todo su aroma y sabor después de cortado, el horno es la opción que recomiendan los jamoneros (a falta de bodega en casa).

La razón reside en la necesidad del producto de un lugar cerrado, oscuro, y seco. El horno es el lugar idóneo ya que se encuentra alejado de la luz directa y evita los cambios bruscos de temperatura que podrían dañarlo. Cumple con todas las premisas de conservación.

Por último, no se te ocurra cubrirlo con papel film. El jamón serrano o ibérico son alimentos orgánicos que están vivos: requieren respirar y sudar. Taparlo con un producto artificial como el film plástico solo perjudicaría a su color y sabor. La alternativa idónea es que simplemente lo coloques en un plato al aire. Si por algún motivo, prefieres cubrirlo, hazlo solo con un trapo de cocina de algodón.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Cómo saber si un jamón es bueno antes de probarlo

Publicidad