Uno de los inconvenientes de cocinar es que tenemos que estar continuamente pendientes de que la comida no se nos pase o se nos queme. Aunque podamos marcar tiempo al horno o a los fuegos de la vitrocerámica, en muchas ocasiones ponemos minutos de más, produciendo que la comida quede estropeada. En este vídeo te damos una serie de consejos para que, en caso de que parte de tu comida se haya pasado o quemado, puedas aprovechar el resto, sin tener que tirar todo a la basura.

Que se nos pase la comida supone un gran inconveniente, porque no solo queda desperdiciado todo lo que estábamos cocinando, sino que tenemos que volver a empezar. Muchos platos exquisitos, como un guiso de carne con patatas o una fabada, pueden quedar incomestibles si los dejamos más tiempo del que deberían calentándose. Y esa rica comida queda totalmente desaprovechada.

Comer platos quemados es malo para la salud, por ello tendemos a tirar todo el recipiente si vemos que parte de lo que estábamos cocinando se ha chamuscado. Pero, al igual que si se nos queman parte de las palomitas nos comemos solo las que están bien, pasa lo mismo con el resto de comidas.

Es cierto que si toda la comida de la olla se ha quemado, la tenemos que tirar. Tanto por lo insalubre que puede ser como por lo mala que podría estar. Pero si solo está algo pasada, o quemada en una pequeña proporción, con los consejos que te damos en el vídeo situado en la parte superior no tendrás que desaprovechar todo lo que llevabas cocinado hasta el momento.

Para salvar un guiso, unas lentejas, o cualquier otro tipo de legumbres, el truco que te mostramos en el vídeo te será de lo más útil. Porque, aunque no puedas recuperar toda la comida, es posible que salves la mayor parte de ésta, y puedas disfrutar de una buena comida sin sentirte mal por haberla tirado entera.

SEGURO QUE TE INTERESA:

El truco para quitar las manchas de comida del tupper

5 Comidas que no debes recalentar en el microondas