Para los que sois fans del azúcar, atentos a los batidos brutales que se marcan en este restaurante situado en Santa Engracia, muy cerca de Ponzano. Auténticas bombas como este, que va coronado con un trozaco de tarta, helado, sirope... ¿Será posible que alguien se lo termine?