Sí se puede

Sí se puede

Cómo combatir la alergia al polen a base de comida

La primavera ha comenzado y el picor de ojos y la congestión nasal ya ha llegado. Te damos seis consejos para acabar con la molesta alergia que siempre llega por estas fechas.

Alergia
Alergia | iStock

Sí, estábamos deseando que llegara la primavera. Para que vamos a negarlo, ¿verdad? Sin embargo, además del buen tiempo y días más largos, esta época del año también trae consigo la molesta (y poco estética) alergia al polen. A saber: picor en los ojos, mucosidad, estornudos... No es un tema aislado: cada año siete millones de personas la padecen en España y el cambio climático no hace sino agravarla.

Como casi siempre, hay una parte buena y es que la comida puede convertirse en nuestra aliada frente a esa sensación de ser un moco viviente. Unos pequeños cambios en la dieta y todo fluirá...

Restringe las comidas con especias. Tanto el picante como las comidas fuertemente especiadas son contraproducentes si de lo que se trata es de evitar que el polen nos deje hechos unos zorros. La razón principal es que disparan el nivel de histaminas, con lo que de nada servirá tomarse antihistamínicos con el fin de seguir adelante. En los días más complicados, mejor pasar del curry o del cordero al romero y al tomillo.

Echa manos de los alimentos ricos en Omega 3. Los pescados como el atún o el salmón o los frutos secos son ricos en Omega 3. Estos ácidos grasos poseen cualidades antiinflamatorias que son capaces de reducir síntomas como el asma o la irritación de la piel. Cenas a base de estos alimentos pueden ayudar a que los meses de las gramíneas sean más llevaderos.

Arriba el té. ¿Alguna vez de pequeños vuestra madre os puso manzanilla en los ojos para ayudaros a deshinchar en caso de inflamación? Eso es por el poder antihistamínico del té. Cambiar el café por una taza de té por la mañana puede ser una buena idea para paliar los efectos de la alergia. ¿Lo ideal? Optar por variedades sin teína.

Los probióticos, unos majos. Pues sí, porque en unos días en los que el sistema inmunitario anda en horas bajas, yogures o bebidas lácteas enriquecidas con lactobacillus pueden ayudar a fortalecerlo, alejando los síntomas de la alergia de manera definitiva. Y todo ello, sin tener que hacer más esfuerzo que quitarle la tapa a un yogur. Si todo en la vida fuera así de sencillo...

Busca los antioxidantes naturales. Volvamos a los remedios de la abuela, que cortaba media cebolla y te lo ponía al lado de la cama en noches de congestión para aliviarla... Tanto la cebolla como los pimientos o los frutos del bosque son más que recomendables en época de alergias primaverales. La razón es que son ricos en querticina, un potente antioxidante.

Cuanta menos sal, mejor. Aunque seas una persona 'salada', si tienes alergia es el momento de cambiar tus hábitos de comidas, aunque solo sea por unas semanas. Rebajar la ingesta de sal puede ayudar a que los síntomas del asma desaparezca y también a un mejor funcionamiento de los pulmones. Deja el salero encima de la mesa, tu nariz y tu garganta te lo agradecerán.

Javier Sánchez
 |  Madrid | 27/05/2019

Más noticias

Los mas vistos

Hogarmania

Dormitorio de estilo retro y elegante en casa rural

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.