COME MÁS SANO

COME MÁS SANO

Cinco trucos para olvidarte del postre

En algún momento del día el cuerpo reacciona diciéndonos que necesita comer algo dulce. Estos antojos son el resultado de una ingesta incorrecta de nutrientes, unos malos hábitos descontrolados o simplemente, nuestras emociones.

Fresas
Fresas | Pixabay

Seguro que te interesa

Puede ser que no hayas comido suficientes proteínas y grasas, lo que se traduce en una mala ingesta de nutrientes. Por ello, no tendrás suficiente energía y tu cuerpo responderá pidiéndote azúcar. También tiene algo que ver nuestro estado de ánimo pues tal y como explica el experto en psiconeuroinmunología Xevi Verdaguer en su página web, nuestro organismo fabrica dopamina cuando nos sentimos bien. Por el contrario, cuando estamos desanimados o estresados, esta sustancia disminuye y nos apetece comer dulce.

Un estudio realizado por la Universidad de Sydney y del Instituto Garvan de Investigación Médica ha identificado un sistema en el cerebro que vincula la dulzura de los alimentos con su contenido energético. De esta manera, nuestro cerebro asocia el sabor dulce con el aporte energético del alimento.

Postre saludable de fresas y crema | Pixabay

Lo fundamental es enseñar a nuestra mente a decir no cuando el cuerpo pida azúcar y por supuesto, identificar qué es lo que quiere el cuerpo (energía a base de azúcar) y cambiarlo por aquello que realmente necesita (energía a base de proteínas y grasas saludables).

Aquí dejamos los cinco trucos infalibles para olvidarnos de los postres y los dulces:

  • 1. Engaña al cerebro. Ingiere un caramelo sin azúcar cuando el cuerpo te pida algo dulce. Por ejemplo, si tienes ganas de picar algo cómete un caramelo sin azúcar. Y si tienes hambre entre horas, es mejor decantarse por una manzana antes que por un bollo.
  • 2. Cocina en casa y hazte tú mismo tus postres sanos. Sustituye los ingredientes con un alto índice de azúcar por otros con ausencia de ésta. Hay un montón de recetas de postres saludables que incluyen frutas y yogur.
  • 3. Mantente ocupado. Muchas veces comemos algo dulce o snacks con un alto índice en grasas por puro aburrimiento. Si estamos haciendo cosas, el cerebro está ocupado y no piensa en comida.
  • 4. Evita las comidas demasiado saladas. El cuerpo reacciona y nos pide algo dulce para contrarrestar.
  • 5. Toma un vaso de agua para facilitar la digestión y eliminar el antojo. Muchas veces tenemos sed pero creemos que es hambre y la camuflamos ingiriendo algún alimento.

Si pones en práctica estos cinco trucos y los conviertes en rutina, tu mente se mantendrá alejada del dulce, aunque no debemos olvidar que siempre es bueno darnos un caprichito de vez en cuando.

Ana Aragoncillo | Madrid | 04/04/2019

Más noticias

Los mas vistos

Hogarmania

Salón nórdico en blanco y verde con decoración navideña

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.