Durante el embarazo el cuerpo sufre muchos cambios, algunos de ellos relacionados con la piel. Estos cambios se pueden prevenir con un trato y cuidado adecuado de nuestra piel. En el vídeo superior te mostramos algunos trucos que te ayudarán en esta tarea.

Si estás embarazada, o estás buscando un hijo, es imprescindible que te pongas al día sobre todos los cambios hormonales y físicos que conlleva tener un bebé en el útero. Estas alteraciones van desde cambios de humor repentinos, hasta la aparición de estrías en nuestro cuerpo, especialmente en nuestra tripa. Por ello, es imprescindible estar informadas para poder llevar un cuidado adecuado de nuestra salud, tanto física como mental.

En relación con los cambios físicos, estos afectan enormemente a nuestra piel, estirándola en la tripa o mamas, y resecándola o engrasándola en exceso por el resto de nuestro cuerpo. De esta forma, es necesario conocer todas las medidas de prevención posibles para que, una vez tengamos al bebé, nuestro cuerpo pueda recuperarse fácilmente y no queden demasiadas cicatrices, producto de un mal cuidado de nuestro cutis.

En el vídeo situado en la parte superior del artículo te mostramos una serie de trucos que te ayudarán a cuidar de tu piel, durante y después del embarazo, para que no se vea excesivamente perjudicada por los cambios hormonales y físicos del embarazo.

Asimismo, estos consejos te vendrán de perlas para mejorar la suavidad y textura de tu piel, así como para evitar posibles retenciones de líquidos, muy normales durante el periodo de gestación, y que pueden generarte un gran malestar.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Cómo regular o incluso recuperar tu regla con la alimentación

Factores de riesgo que pueden afectar al suelo pélvico durante el embarazo