Novalife » Cuídate » En forma

FALSAS CREENCIAS DE UNA SOCIEDAD PESOCENTRISTA

El sobrepeso no implica ausencia de salud y te explico por qué

El interés por alcanzar un peso ideal no suele estar tan relacionado con la salud como nos han hecho creer. Te explico con datos por qué tu objetivo debería ser diferente al de perder peso.

Publicidad

Desde que somos pequeños, se nos traslada la convicción de que un cuerpo delgado (pero no demasiado) es sinónimo de salud. Sin embargo, esta afirmación está obviando varias evidencias fundamentales:

En primer lugar, un porcentaje elevado de la población es delgado sin necesidad de un cuidado alimenticio ni deportivo. En segundo, muchas personas de mayor complexión o con diversas patologías asociadas al peso mantienen hábitos deportivos recomendables y una dieta rica en frutas y verduras, libre de procesados y de grasas saturadas.

La creencia de que un determinado índice de Masa Corporal puede asociarse a problemas de salud es completamente rebatible. Analicemos algunas creencias tan repetidas que hemos asumido que son verdad:

  • El sobrepeso y la obesidad no son consideradas enfermedad por la Organización Mundial de la Salud. Tan sólo las incluye como un factor de riesgo. Y si no son enfermedad, es completamente imposible que exista esa “pandemia de la obesidad” de la que tanto hemos escuchado hablar en los últimos años.
  • En su estrategia Mundial, la OMS se refiere a la importancia crucial de reducir la dieta malsana y la inactividad física, pero en ningún momento clasifica a las personas en gordas y delgadas.
  • La comparación que se hace del porcentaje de obesidad actual con respecto a la de hace años no utiliza los mismos datos, y por lo tanto la comparación no es válida. Hace algo más de 20 años, comenzó a considerarse obesidad todo lo que superase un IMC por encima de 25, por lo que la afirmación de que entre 1975 y 2016 la obesidad en el planeta se ha triplicado es completamente engañosa.
  • El índice de Masa Corporal tan sólo establece una relación entre peso y altura, pero no tienen en cuenta el porcentaje de grasa, de músculo o la retención de líquidos, por lo que es imposible que sirva para evaluar la salud de una persona, y mucho menos para clasificarla.

El el vídeo te propongo un ejemplo de planificación semanal saludable, que si no te ayuda a alcanzar el IMC que deseas, al menos seguro contribuirá muy positivamente a mejorar tu salud.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

¿Por qué tardas tanto tiempo en perder peso y tan poco en recuperarlo?

Publicidad