Un hombre, en Michigan (Estados Unidos), ha denunciado a sus padres por tirar toda la colección de pornografía que éste guardaba desde hacía tiempo. Les exige cerca de 76.000 euros por deshacerse del material sin su consentimiento. Dado que se trata de un caso civil sin cargos penales, los nombres e identidades de las partes se mantienen en el anonimato.

El hombre, que dice que su colección está valorada en 25.000 euros, se había mudado nuevamente a la casa de sus padres en Grand Haven, Michigan, en octubre de 2016 luego de un divorcio, según los documentos de la corte federal.

A los diez meses de mudarse, sus padres se llevaron una de sus cajas a su nueva casa, en Indiana. Pero cuando llegaron, el acusado notó que faltaban muchas de sus posesiones. Sus padres habían destruido todo el material pornográfico que el hombre coleccionaba.

El hombre llamó a la Policía, pero las autoridades se negaron a presentar cargos en el asunto. Según indicó el hombre en la denuncia, envió un correo electrónico a sus padres explicándoles lo que tendrían que haber hecho: "Si tuvierais un problema con mis pertenencias, deberíais habérmelo indicado en ese momento y me hubiera ido a otro lado. En cambio, habéis elegido manteneros callado y comportaros de manera vengativa".

Su padre, aparentemente, respondió: "Lo creas o no, una de las razones por las que destruí tu porno fue por tu propia salud mental y emocional. Habría hecho lo mismo si hubiera encontrado un kilo de cocaína o crack". "Algún día, espero que lo entiendas", concluyó.

Te puede interesar:

El consumo de pornografía comienza a los 11 años y promociona la violencia en las relaciones

Un juez da la razón a unos padres que demandaron a su hijo de 30 años por no querer independizarse