Calor en verano

Cómo hacer un ventilador con hielo casero para soportar la ola de calor

España lleva ya dos grandes olas de calor y cada vez son más los remedios para combatirlo, sin tener que comprar un aire acondicionado.

En resumen
Ventilador con hielo casero

Ventilador con hielo casero Antena 3 Noticias

Publicidad

Las olas de calor de este verano nos impulsan a emplearnos a fondo para combatirla. Apenas sirven los ventiladores, que lo único que hacen no es más que mover el aire caliente. Ante esta situación, cada vez son más los que optan por el un aire acondicionado. No obstante, para aquellos que no se lo pueden permitir, existen remedios que te hacen el apaño para hacer frente al calor, como son los ventiladores con hielo.

A lo largo de este verano, España ha sufrido ya dos grandes olas de calor que han puesto el termómetro por encima de los 40 grados, prácticamente, en todo el país. Días abrasadores y noches en las que es imposible dormirse, por lo que muchos deciden implementar estos trucos para que los ventiladores echen aire frío.

Cómo refrescarse ante el calor del verano y sin aire acondicionado

Los ventiladores normales basan su funcionamiento en desplazar el aire húmedo e impulsar el seco en tu dirección para librarte del incómodo calor. De esta manera, consigue absorber la humedad de tu cuerpo, es decir, el sudor. Sin embargo, no disminuye la temperatura corporal, sino que es una sensación térmica.

Por eso, existe un remedio casero que te permite convertir tu ventilador en un aire acondicionado para evitar los problemas de la ola de calor en verano. Para refrescar cualquier habitación de la casa de manera muy sencilla, lo único que necesitas es un ventilador, hielos y dos botellas frías de refresco.

Como hacer que el ventilador eche aire frío

Lo primero que deberás hacer para armar el ventilador de aire frío es abrir las botellas por el culo de esta, sin llegar a separarlos, para que hagan una función de tapa semiabierta. Seguidamente, engánchalas, ya sea con un alambre o con bridas, a la parte trasera del ventilador, con el tapón cerrado, apuntando al suelo, y con las aperturas realizadas mirando al ventilador.

Una vez lo tengas, deberás poner unos cuantos cubitos de hielo en ambas botellas. De esta manera, el aire frío saldrá por las aperturas, siendo cazado por un ventilador que habrá pasado a ser un aire acondicionado 'low cost'.

Lógicamente, los hielos se irán derritiendo con el paso del tiempo, por lo que deberás ir quitando el agua, desenroscando los tapones, y reponiendo los cubitos de hielo. Así, conseguirás refrescarte y combatir el calor del verano.

Publicidad