La terminal T4 del aeropuerto de Barajas en Madrid

Publicidad

Galicia

Atrapada durante más de un año en Pontevedra sin poder regresar a su casa en Nicaragua

Mayra del Socorro llegó a Pontevedra, en Galicia, para ver a su hija en diciembre de 2019, pero a día de hoy sigue aquí sin poder volver a su país.

Llevan un año cancelándole vuelos y no sabe cómo volver a Nicaragua. Mayra llegó a Galicia a finales del año 2019. Le costó trabajo reunir los 1.300 euros del billete a España, pero lo hizo para poder abrazar a su hija y su nieto. Esas vacaciones de Navidad en familia, 13 meses después, aun no han terminado. La aerolínea que la trajo a Pontevedra, y según dice, “se desentendió de mí, y ya no puedo más”.

En marzo debería haber regresado a su país de origen pero la pandemia de coronavirus frustró los planes. Suspendieron el vuelo y, tras contactar con la agencia de viajes, le solicitaron que aguardase a que reprogramasen el vuelo. El 12 de junio fue la nueva fecha que establecieron para volar, pero este viaje también se canceló y las promesas fueron retrasándose hasta julio, septiembre, diciembre e, incluso, hasta este mes de enero.

A día de hoy, continúa en Pontevedra, preocupada por el negocio de perfumería y ropa que tiene en Nicaragua, y sin posibilidad de hacer frente a los gastos que supone el local cerrado, sin ningún tipo de ingresos.

Mayra tiene 60 años, explica que sobrevive gracias a su hija, y la compañía sigue sin darle una solución. “Me dijeron que podía volar a Panamá pero allí tendría que buscarme la vida asumiendo el coste para conseguir pasar a mi país”, imposible para ella.

Ha pedido ayuda a una ONG, al Ayuntamiento, pero en ninguno de estos dos organismos le dan respuesta porque la responsabilidad, en última instancia, es de la empresa que la trajo hasta aquí. “Me tienen absolutamente abandonada”, se lamenta.

Por si esto fuera poco, el visado de Mayra caducó a los tres meses de llegar a España con lo que ahora se encuentra en una situación irregular. No sabe cuándo va a salir de aquí pero tampoco si el día que consiga hacerlo podrá regresar a España “porque ahora mismo es ilegal que yo esté aquí, y eso va a constar en mi visado”, explica.

Publicidad