Patricia, es una mujer luchadora. Tiene cáncer de mama. Cuando se lo diagnosticaron y tuvo que ir a consulta, allí un equipo de médicos la esperaba para ofrecerle toda la información necesaria del tratamiento y le explicaron la mejor manera de tratarla y la más personalizada.

Lo más importante cuando luchas contra el cáncer es ser fuerte y estar convencida de querer vivir y ella lo está: "que me tienen que quitar todo el pecho, pues que me lo quiten". Es su respuesta ante la extirpación total del tumor. Afronta con humildad la pérdida de pelo y asegura que es muy importante tener "apoyo por todas partes, pero no apoyos de que pena me das".

Patricia quiere vivir y está dispuesta a todo por vencer al cáncer que intenta matarla. Mira adelanta, a la vida, y lo hace acompañada de sus médicos, en quienes es importante confiar pues tal y como dicen los investigadores: "se está avanzando mucho en el diagnóstico preciso y personalizado de cada paciente.

Siempre con fuerza y con valentía. Patricia es consciente de los efectos secundarios de la quimioterapia y asegura que "cuando esté tirada en el sofá devolviendo la quimio diré, menuda mierda, pero puedo con ello". Luchar y ser positivo es importante, no lamentarse ni venir abajo.

"Yo soy como Freddy Mercury cuando le dijo a Queen que tenía sida. No quiero penas ni lamentos, show must go on". Con esta frase termina Patricia. La vida continúa y no hay que dejar que nadie ni nada te la arrebate.